Nada Personal

Seis meses y contando...

J.M. Pasado



PAN...
Mañana miércoles 31 se cumplen seis meses de la mini gubernatura de dos años -algo es algo- del gobernador panista de ADN priista Miguel Ángel Yunes Linares, quien el primero de diciembre de 2016 se mostraba muy sobrado de músculo para un puesto que había buscado desde 25 años antes y para acabar con la inseguridad, es decir, asesinatos, secuestros, abusos y atracos de la policía, endeudamiento público, corrupción, y que era como correr 5 kilómetros en el bulevar Manuel Ávila Camacho de Boca del Río, ante cámaras y micrófonos de los medios tempranamente convocados.

Seis meses, la cuarta parte de su administración, el 25 por ciento de su término, no han sido suficientes para dar color. En algunos casos, la situación empeora. El pillo ex gobernador Javier Duarte de Ochoa está en la cárcel, pero no por obra de Yunes, sino por las añejas denuncias de la Auditoría Superior de la Federación, y en varias partes del Estado, las patrullas de la policía se usan para transportar las reses robadas y destazadas, y la misma policía vigila las casas donde mantienen a las personas secuestradas.

No hay proporción entre el esfuerzo y el tiempo que Yunes dedicó a alcanzar la gubernatura y dos años de ejercicio. Por eso busca prolongar su mandato en la persona de algunos de sus hijos, Miguel Ángel o Fernando Yunes Márquez, ahora que ya adquirió la franquicia del PAN en Veracruz, como Andrés Manuel López Obrador tiene la nacional de Morena; Dante Delgado Rannauro la del Movimiento Ciudadano; Jorge González Martínez la del Partido Verde; Alberto Anaya la del Partido del Trabajo, ahora en receso, y, temporalmente, Enrique Peña Nieto la del PRI y Ricardo Anaya la nacional del PAN, compartida con Felipe Calderón Hinojosa y otros grupúsculos.

Por el bien de Veracruz, deseamos que las cosas se le compongan al Gober del Estero, lo cual está difícil mientras no le baje de huevos a su licuado.

PEPE, ¡NO MANCHES!
/>
José de Jesús Mancha Alarcón no se midió el domingo con el despilfarro en el cierre de campaña de su sobrino Juan Antonio Aguilar Mancha.

Hasta los tuxpeños, bien curtidos con los excesos de Beto Silva con el gasto público, están escandalizados. Acarreos, repartos de billetiza, regalos surtidos y tanta cerveza que ya se animó a presentarse el miércoles ese gran bebedor de fama nacional que se llama Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, ahora en frenética campaña para lograr que doña Margarita Zavala Martín del Campo de Calderón sea la candidata presidencial del PAN.

Los partidarios de la ex Primera Dama están divididos entre quienes piensan que Felipe le significa apoyos a su mujer y quienes lo ven más bien como un costosísimo pasivo que le restará muchos votos... Lo mismo sucede en Tuxpan con Mancha.

Además, Pepe Mancha anda furioso en busca de quienes manejaron los fondos para el apoyo a su primo, pues fueron mucho más cuantiosos que los 1,500 asistentes al mitin, incluyendo a los habituales paseantes domingueros del Parque Reforma, donde mañosamente se efectuó para inflar las fotos sin photoshop.

Dicen los porteños que mejor hubieran guardado el dinero para reparar las calles, que están para llorar, o hacer banquetas, de los que carece Tuxpan.

Como colofón, al candidato a presidente municipal de Túxpam, Juan Antonio Aguilar Mancha, que ya había estado preso por fraude de 500 mil pesos, apenas la libró con otro cargo por el mismo delito y cantidad con la expedición de un cheque ajeno sin fondos. Con razón tanto apuro para tomar posesión de la alcaldía, de donde han salido riquísimos Alberto Silva Ramos, Raúl Ruiz Diaz -aún en el cargo-- y Octavio Greer, quien ya necesita renovar su flotilla de microbuses urbanos de Túxpam. Toño, ¡no manches! El gobernador ya dijo que va contra los corruptos. ¡Gulp! También es del


PAN...