Nada Personal

El PRI, ¿tercera fuerza?

J.M. Pasado



Para la derrota electoral no pudieron elegir a mejor presidente que a Renato Alarcón Guevara, quien desconoce los laberintos de la estructura electoral en cada uno de los 2012 municipios, por lo que cada candidato hace lo que puede y con lo poco que tiene a su alcance en cuestiones de dinero
Conscientes del enorme daño político y de credibilidad que les propinó Javier Duarte de Ochoa, los del PRI en Veracruz ya se van preparando para ir aceptando el mayor descalabro de su historia en los más de 80 años que ostentaron el poder político y económico en la entidad, donde otras fuerzas políticas tienen mejores opciones de triunfo, como Morena y la alianza PAN-PRD.

Para la derrota electoral no pudieron elegir a mejor presidente que a Renato Alarcón Guevara, quien desconoce los laberintos de la estructura electoral en cada uno de los 212 municipios, por lo que cada candidato hace lo que puede y con lo poco que tiene a su alcance en cuestiones de dinero.

Pero además, el poco capital político que suman los senadores tricolores, Pepe Yunes y Héctor Yunes, no alcanza ni para ganar la mitad de los municipios que sería oxígeno puro para el 2018. La credibilidad de Yunes Landa anda por los suelos por la cercanía con Duarte y más aun porque se presume, recibió mucho dinero de manos del gordito, ex gobernador recluido en el penal de Matamoros, en Guatemala.

Y para colmo de males de Renatito, anuncian con bombo y platillo la visita de Enrique Ochoa Reza para respaldar a los candidatos, pero el doble de <em>Clavillazo</em> los deja como novias de rancho, vestidas y alborotadas, al final tomó la decisión de no pisar tierras veracruzanas, con lo que le propina otro duro revés a los priistas de la entidad.

Las encuestas serias, no las elaboradas a modo de cada partido y de cada interés, arrojan escalofriantes resultados de derrota para el Partido Revolucionario Institucional, incluso lo ubican en el tercer lugar de la tabla general.

Es más, en el bajo mundo del tricolor se dice que quienes verdaderamente están operando en el partido se llaman Érick Lagos y Jorge Carvallo, pero no lo están haciendo para dar buenos resultados, todo lo contrario, están operando para hundirlo más.

Así que quienes piensen que el pasado reciente (Fidel y Javier) ya fue exterminado de la política veracruzana, se equivocan, están más vivos que nunca, pero maniobrando para azules y amarillos, incluso en las filas tricolores presumen que para uno que otro morenazo.

Lo hacen porque no les queda de otra, el escenario político-electoral que les heredó Javier Duarte de Ochoa fue de repudio por el enorme saqueo que llevaron a cabo a través de las empresas “fantasma” y en donde no se salva uno solo de los amigos de Duarte, vaya, ni siquiera su esposa Karime
Macías, una de las cabecillas visibles de la corrupción de este grupo de pillos.

Por otro lado, los candidatos del PRI andan sin un peso, el partido no los ha apoyado y de plano ya les dijo que si quieren competir que inviertan sus propios recursos porque no hay dinero para hacer campaña.

Las campañas del PRI están para el olvido, incluso algunos candidatos han sido corridos de las colonias y los centros comerciales, nada más para que se den cuenta de la enorme fobia que tienen con el PRI, contra Duarte y contra los mismos abanderados que en su propaganda les da vergüenza colocar el logotipo del PRI, lo hacen a manera de que se vea pequeño.

Tercer lugar, aunque hay quienes lo ubican más abajo gracias a Duarte y su pandilla, que no tuvieron empacho en dejar a un Veracruz hundido en la bancarrota, el desempleo y la inseguridad.

NO MARCHEN

El caso de los video escándalos de la diputada Eva, como el del fiscal Winckler, se han convertido en dos enormes distractores para desviar la atención de lo que realmente está pasando en Veracruz, sobre todo con el tema de la inseguridad. Al final de todo este chisme de vecindario, Eva la va a librar y al fiscal Jorge Winckler le van a hacer lo que el viento a Juárez. ¿A poco ustedes creen que en Veracruz ya cambió la forma de hacer política?... No anda norteado el candidato por Morena a la alcaldía de Xalapa, Hipólito Rodríguez, cuando dice que Xalapa es la segunda ciudad del país con el mayor número de pandillas, derivado de la falta de oportunidades de educación y empleo en los jóvenes, que ante escenarios negativos son alentados fácilmente por grupos criminales y pandillas para que formen parte de esos grupos. El catedrático propone darles talleres de corta duración, en oficios útiles donde aprendan una seria de habilidades para involucrarse en proyectos de obra pública que van a impulsar desde la alcaldía de la capital veracruzana. Hipólito Rodríguez, hasta ahora, de los candidatos con los pies bien puestos en la tierra, sin prometer tren bala o milagros de vialidad que no se van a cumplir… Desde los púlpitos, la Grey católica pide en oración por que Veracruz tenga buenos gobernantes y buenos políticos, algo que se ve lejano, sobre todo cuando el reciente escenario de un grupo de ex gobernadores en el país están señalados de altísima corrupción, caso específico, el de Javier Duarte, que rompió todos los récords de los ladrones de cuello blanco… Nos vemos mañana