Nada Personal

Tendrá que dar su brazo a torcer

J.M. Pasado



Queremos que al gobernador le vaya bien: Américo

Nadie debe sorprenderse con el estilo bravucón de gobernar de Miguel Ángel Yunes Linares, nada más que ahora como responsable directo de los destinos del pueblo veracruzano, tiene que dar su brazo a torcer para que la reestructura de la deuda se apruebe en el seno del Congreso local, cuyos diputados le pegaron un susto que hasta un bolillo le tuvieron que dar a comer.

Dicen que tanta inteligencia también apendeja y enferma; en los políticos con poder, se da con más frecuencia, por eso no está por demás que don Miguel le vaya bajando dos rayitas a su soberbia y, se sienta a dialogar con las voces opositoras del PRI y de Morena, para que le vaya bien a Veracruz, que es lo que todos deseamos.

Debemos poner mucha atención a las voces que se inclinan porque se haga la reestructura. Una de ellas y me parece acertada, es la del alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, quien fijó su postura a favor de que se haga realidad. “Como veracruzano y como presidente municipal, aspiramos a que la administración estatal tenga todos los elementos para poder hacer frente a todos los temas que existen en Veracruz. Queremos que al gobierno le vaya bien, queremos que al gobernador le vaya bien”.

Dijo Américo que “por supuesto que ahora habrá que buscar otros mecanismos, de qué manera se puede, primero transparentar el esquema y segundo, atender lo que es realmente complicado para el estado, que es resolver el esquema financiero, no tan solo para sus dependencias sino también para sus acreedores, como es el caso de los municipios”.

La segunda señal que el PRI le envía a Yunes, es a través del coordinador de la bancada tricolor en el Congreso local, Juan Nicolás Callejas Roldán, quien precisó que su fracción está dispuesta a apoyar una nueva iniciativa para reestructurar la deuda pública de Veracruz.

Lo único que exigen es saber qué van a hacer con esa liquidez, no queremos firmar cheques en blanco y envió un mensaje al mismo gobernador Miguel Ángel: “Diálogo y convencimiento, y dejar de lado las amenazas e intimidación para sacar acuerdos de documentos que no tienen claridad”. Ahí esta el detalle de la no reestructuración de la deuda y, también en la falta de oficio político y cabildeo de la fracción parlamentaria del PAN.

Son muchas las voces que le han dicho al gobernador Yunes Linares, que no son tiempos de guerra, que para sacar a Veracruz, se requiere de todos los actores políticos, de la sociedad en su conjunto, pero no se puede llegar a acuerdos cuando lo que predomina es la venganza, el autoritarismo y la falta de sensibilidad política. Abrirse pues, recomponer el tejido social y hacer a un lado el encono y la fobia.

Difícil lograr acuerdos, más no imposible, pero para eso también deben dejar de lado los intereses electorales que, como se sabe, las elecciones municipales son el parteaguas de lo que viene en el 2018, que es la gubernatura de Veracruz, nada más que antes que eso, por las circunstancias que enfrentamos de crisis económica, de una ola de violencia y un abundante desempleo, están los intereses del pueblo veracruzano.

De que va de
nuez la reestructura, ténganlo por seguro, pero bajo esquemas de transparencia en la aplicación de los recursos y es ahí donde la puerca tuerce el rabo, bajo el sospechoso rumor de que Miguel quiere apartar dinero para las campañas municipales y de gobernador.

NO MARCHEN

El delicado asunto de las fosas clandestinas debe de irse atendiendo ya. Primero fue el fiscal, Jorge Winckler, quien declaró en un noticiero matutino que Veracruz puede convertirse en la fosa más grande del mundo con más de 5 mil cadáveres enterrados de manera clandestina. Pero a eso ahora debemos agregar las declaraciones del padre Alejandro Solalinde, quien no tiene pelos en la lengua para poner más leña al fuego en los escabrosos temas de las ejecuciones. Dice el cura que en Veracruz hay cuevas llenas de cadáveres y los hallazgos que se han presentado hasta el momento de fosas clandestinas “es nada para lo que todavía se espera encontrar”. Solalinde ha denunciado en diversas ocasiones a los exgobernadores Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, precisando que fue en el sexenio del nacido en Nopaltepec, donde se registraron más ejecuciones, pero Duarte, siguió sus pasos. Ni hablar, lo que nos falta por ver y como bien lo dice el padre activista “Yo dije Veracruz es un fosario, es un cementerio”. Lo extraño del caso es que a pesar de las cuevas llenas de cadáveres y las fosas clandestinas, no hay un funcionario de primer nivel de los sexenios de Fidel y Duarte, detenidos por este abominable hecho que tiene enlutado a miles de hogares y familias enteras con la esperanza de encontrar a sus muertos en alguna de esas fosas clandestinas donde se presume que el crimen organizado actuó con el permiso de los altos mandos responsables de la seguridad en la entidad… En la colonia Modelo, en el primer cuadro de la ciudad, los amantes de lo ajeno se dan vida atracando viviendas. Ahora tocó el turno en la casa marcada con el número 37 de la calle Heriberto Jara Corona, donde los ladrones penetraron entre las 10:30 de la mañana y las 12:00 del día, cargando con relojes y artículos varios que no llamaran la atención. Los vecinos, ante la incompetencia de la policía, ya se organizan para contratar vigilancia privada. ¿Y la Gendarmería?..Vaya que en esto del poder y la venganza no importa que hasta la propia familia se afecte. Dice el senador Héctor Yunes Landa que el gobernador, su primo hermano, Miguel Ángel Yunes, acaba de girar instrucciones al fiscal Jorge Winckler, para reactivar el proceso legal en contra de su padre, César Yunes Faisal, sus hermanos Rafael y César Yunes Landa, así como de su sobrino Jesús Yunes García, por la supuesta violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. Ver para creer. Dice Héctor que se trata de una "persecución política”. Qué bonita familia…Dicen quienes custodian y vigilan al exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado, que conforme pasan los días, se le ha ido apagando la sonrisa y ya lo empieza a invadir la angustia y la desesperación al saber que la reclusión en Pacho puede prolongarse más de un año…Nos vemos mañana