Perfilando

Veracruz, Reforma Laboral

Iván Calderón



* Cortés Vargas y Edel Álvarez
Hace unos días, se consolidó la Reforma Constitucional en materia de Justicia Laboral, la cual fue procesada a iniciativa del presidente de la República Enrique Peña Nieto, teniendo como principal objeto reformar los artículos 107 y 123 de la Constitución.

Este significativo cambio tendrá hasta un año de plazo, a partir de su promulgación, para que las Juntas de Conciliación desaparezcan y los juicios laborales vayan a los juzgados que dependen del Poder Judicial.

Con lo anterior, serán los titulares de la Juntas Federales entre el que destaca el abogado Jonathan Cortes Vargas y el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado el magistrado Edel Álvarez Peña, quienes tendrán especiales créditos en esta transición en la entidad.

Incluso, el jefe de la oficina de la Junta Especial número 22 Cortés Vargas, acudió a la conferencia nacional de Juntas de Conciliación donde se reunieron los encargados de estas dependencias, ya sea en el ámbito federal o estatal, así como los abogados postulantes exponiendo con más detalle lo que será este importante proceso.

Esta reforma constitucional, -como nos explicó Jonathan Cortés- propone la conciliación prejudicial obligatoria y la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, ya que nuestro país era el único en el mundo que conservaba un esquema tripartito en el ámbito administrativo judicial en materia de justicia laboral.

Esta transformación modifica de manera sustancial el modelo de justicia laboral, ya que se renovarán las
leyes reglamentarias para dar paso a este esquema.

Además, de que en el futuro, esta materia se impartirá a través de dos instancias, una que vea los temas de conciliación, registros sindicales, contratos colectivos de trabajo así como procedimientos de huelgas, y otra instancia jurisdiccional, que velará por la impartición de justicia de manera individual.

Y es que tal y como nos señaló el titular de la junta 22, la justicia laboral habrá transitar del sistema administrativo al ámbito judicial, pues corresponderá al poder judicial de la federal impartir justicia en materia del trabajo y a los poderes judiciales de los estados velar por dicha justicia en el ámbito local.

Vaya tarea titánica que tendrá tanto el Congreso de la Unión, la presente legislatura veracruzana y todos los involucrados de velar que la transición se realice de manera correcta, más aún en el difícil contexto que vive el estado, ante la falta de liquidez financiera, ya que lo que aún no queda claro es con qué recursos se va a poder instrumentar esta transformación tan radical.

Muchísimo trabajo tendrán las Juntas y el Poder Judicial, porque simplemente “lana no hay” y mientras el gobierno de Veracruz continúa marcando agenda para sus contrarios. Lo importante (como este caso) lo están dejando para después.

Habrá que estar atentos al desarrollo de este proceso.

El tiempo sigue su curso.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@outlook.com

www.eldelsur.com