Nada Personal

Millones de pesos tirados a la basura en seguridad

J.M. Pasado



Estamos jodidos
Los mejoralitos y el bálsamo que vinieron a dar el presidente Enrique Peña Nieto y el Secretario de Gobernación, al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en materia de seguridad, son como la Carabina de Ambrosio, puro show al estilo muy mexicano, pero que no resuelve en absoluto el problema de la inseguridad.

Peña Nieto visitó Tuxpan para poner en marcha el puerto que generará desarrollo y economía en la zona norte del Estado. Ahí le prometió a Yunes ser un aliado permanente para la seguridad y reconoció el esfuerzo que el panista ha venido haciendo en esa materia.

Un día antes, el 1 de marzo, estuvo en Córdoba el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para dar el banderazo al operativo de seguridad con la Gendarmería, al frente.

Miguel Ángel Osorio Chong, como en otros estados de la República, declaró que “vamos tras los criminales, los que han venido actuando aquí, tenemos claros los objetivos, quiénes son ellos, así como lo hemos hecho en otros estados, iremos por ellos, iremos por todo lo que representan, con sus integrantes”. Volvió a prometer que la Marina, no saldrá del puerto de Veracruz.

Lo mismo de siempre, una y otra vez, la misma burra, pero el Gobierno Federal ya ha demostrado estar rebasado en materia de seguridad en gran parte del país.

Ni Peña ni Osorio hablaron de recursos destinados a la seguridad de Veracruz. Tampoco de capacitación para las policías estatales y municipales, a las que Miguel Ángel Yunes Linares les apuesta como la solución para combatir con eficacia a las bandas delincuenciales. Lo cierto es que ya se dio cuenta que están contaminadas y muchas de ellas, sobre todo las municipales, están al servicio del crimen organizado.

Desde inicios del sexenio del prófugo Javier Duarte, cuando la inseguridad tuvo un terrible auge, se pusieron de moda los operativos como “El Veracruz Seguro” y el “blindaje de las fronteras” con los estados limítrofes con Veracruz como Tamaulipas, Puebla y Tabasco. La Marina Armada de México y el Ejército Mexicano invadieron tierras veracruzanas para dar seguridad, pero no se alcanzaron los objetivos. Ejecutados, extorsiones, secuestros y cadáveres que aparecían día con día por todo el Estado, ante la más absoluta impunidad del gobierno duartista.

Ahí les va: el 21 de octubre del 2014, se presentó por primera vez la llamada Fuerza Civil Veracruzana, que con una inversión de 170 millones de pesos, se convirtió –un grupo de élite con 2 mil elementos- como así lo definió en su momento el entonces secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, en la segunda policía mejor preparada en el país, la otra está en Nuevo León.

En un acto de presentación en la Macroplaza del puerto de Veracruz, se resaltó la acción que este grupo de élite, preparado en Estados Unidos de Norteamérica, Francia e Israel, para el combate a la delincuencia organizada, contener y disminuir los delitos del fuero común y auxiliar a la población en casos de contingencia y desastres naturales.

El mismo Arturo Bermúdez destacó que para contrarrestar la violencia e inseguridad, en el 2010 inició el Modelo Policial Profesional que planteó la política de seguridad pública, evolucionando de un esquema
de actuación reactivo a uno preventivo para garantizar el orden y la paz social.

En su momento presumió el secretario Bermúdez que la Fuerza Civil de Veracruz, que sus 2 mil elementos estaban plenamente equipados, adiestrados y capacitados, comprometidos con su Estado, confiables y honestos.

Esa mañana del 21 de octubre del 2014 se presentaron estrategias terrestres, aéreas y acuáticas de la Fuerza Civil y un desfile, que dejó a los asistentes con la boca abierta. En el mismo acto, se entregaron reconocimientos a la novena y décima generación de la Academia de Policía de la entidad y se destacó que cada uno de los elementos que integraban la Fuerza Civil, pasó por un proceso de adiestramiento que consistió en el reforzamiento de derechos humanos, nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio, juicios orales, cadena de custodia y proximidad y seguridad ciudadana.

El caso es que de nada sirvió la millonaria inversión, si es que la hubo, en la formación de una nueva policía, confiable y honesta, porque los resultados están a la vista, la inseguridad sigue pegando fuerte a Veracruz, pues no cesa el tiradero de cuerpos, las extorsiones, los secuestros y ahora peor, con el gobierno del cambio, los asaltos a comercios y robos a casas-habitación.

Estamos jodidos.

NO MARCHEN

Primero los criminalizó sin antes investigar si tenían antecedentes penales o formaban parte de una banda de la delincuencia organizada, un día después, el gobernador Yunes, reculó cuando los familiares de cuatro de las 11 víctimas arrojadas en Boca del Río, declararon que habían sido levantadas del interior de una discoteca. No se vale que se caiga en los mismos errores del pasado… Dicen que el Gordo Rosendo, no suelta la bolsa del billete ni la caja de Dramamine, tabletas de 50 miligramos, que le recetó el doctor a su jefe, Juan Manuel del Castillo, quien en las últimas semanas ha vomitado negro poniendo al tanto a los azules de las acciones que realizó su patrón, el prófugo exgobernador Javier Duarte de Ochoa. El legislador por Córdoba ha logrado impunidad delatando mucha de la corrupción que ejerció Javiercito. Su compañero de bancada y socio en el saqueo del dinero del erario de Veracruz, Vicente Benítez González, le ha recomendado al “Flaco”, un Melox Plus para cuidar la flora intestinal, por algo será… Como en los viejos tiempos, Miguel Ángel Yunes atacando a los reporteros críticos a su gobierno. Pepe Cárdenas lo cuestionó sobre la pésima imagen que tiene Veracruz, a lo que el gobernador de inmediato se quejó del periodista xalapeño de El Universal, Alejandro Aguirre, de quien dijo reporta cosas falsas, lo tengo registrado. Cuando escuche eso, me vino a la mente el excorresponsal de Reforma, Julio Féntanez; el columnista Raymundo Jiménez; el director del desaparecido diario Política, Yayo Gutiérrez y también Pepe Robles Martínez, director del periódico porteño Imagen, quienes sufrieron los embates del entonces secretario general de Gobierno, en la era de Patricio Chirinos Calero… La Policía Ministerial ya busca al doctor Leonel Bustos, para reaprehenderlo…Nos vemos el lunes.