ANÁLISIS DE LA NOTICIA
Incondicional pararrayos de JDO
04 de Agosto de 2016
Nuria Martínez / Xalapa, Ver.
En enero de 2014, cuando el entonces secretario de Seguridad Pública fue criticado y desacreditado por sus acciones ante la desaparición forzada y el crimen del cantante de “La Voz México”, Gibrán Mártiz, el gobernador Javier Duarte aseguró que si Bermúdez se iba, se iba con él.

Esa declaración causó revuelo por diversas razones, la principal de ellas, la confianza que le tenía el mandatario a su secretario, además del respaldo que éste tenía del gobierno estatal.

En muchas ocasiones y ante los desatinos de la SSP, el rumor de la salida de Bermúdez Zurita se hizo público; no obstante, cada vez que la posibilidad surgía el gobernador Duarte reiteraba su apoyo al funcionario.

Como el 15 de febrero de este mismo año cuando Duarte rechazó que tuviera intenciones de relevar a su entonces secretario de Seguridad Pública.

En conferencia de prensa en la ciudad de Veracruz, aseguró que el titular de la SSP realizaba “una ardua labor para proteger a los veracruzanos, por lo que continuará al frente de esa dependencia”.

“En lo concerniente al secretario de Seguridad Pública, la respuesta es no, él continuará desarrollando su labor, el trabajo que ha venido desarrollando de manera coordinada con la federación ha sido un esfuerzo verdaderamente importante”.

Más aún, el gobernador presumía cada vez que podía el trabajo de su secretario de despacho. Ese mismo día el Ejecutivo presumió las estadísticas de seguridad y las 123 detenciones de jefes de cárteles, jefes de plaza y operadores de organizaciones delictivas que habían ocurrido hasta ese momento durante su gobierno.