Al Pie de la Letra

EDGAR MAYO: ¡EL AVIÓN, EL AVIÓN!

Raymundo



Raymundo Jiménez
Un área estratégica del Gobierno del Estado –por la seguridad que debe garantizar en el
transporte aéreo del jefe del Poder Ejecutivo y sus funcionarios–, es el aeropuerto oficial de
El Lencero, cuya administración en los dos últimos sexenios no quedó exenta de los actos
de corrupción, pues se sabe que al menos uno de sus extitulares se hizo inmensamente rico,
dueño de una flotilla de aeronaves y de una plaza comercial en la ciudad de Cuernavaca,
donde presuntamente ahora es protegido del gobernador perredista del estado de Morelos,
Graco Ramírez Abreu.
Esta aparente omisión del régimen del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares –quien no
baja la guardia en su lucha legal contra el exgobernador Javier Duarte y sus cómplices que
saquearon el erario estatal, incluidas su amante Xóchitl Tress, su esposa Karime Macías y
los familiares de ésta– ha hecho voltear hacia el capitán Edgar Mayo Rivera, flamante
director general de Aeronáutica Civil del Gobierno del Estado, el cual se habría convertido
en la tapadera de altos vuelos de la corrupción imperante en el aeropuerto El Lencero.
Y es que, rodeado de excolaboradores del exgobernador Fidel Herrera Beltrán, como el
capitán Alberto Mendoza Jiménez, subdirector de Ingeniería de la misma Dirección
General de Aeronáutica y quien fuera piloto personal del exmandatario de la Fidelidad y
que además colaboró también con Duarte de Ochoa, Mayo Rivera no ha denunciado las
transas que han sumido a El Lencero en una verdadera cloaca.
Eso sí, según comentan muy en privado sus subalternos, el titular de Aeronáutica Civil,
quien de piloto del Gobierno del Estado –es decir de Javier Duarte y su banda– y de los
dueños del más famoso café del Puerto de Veracruz saltó a funcionario público y
administrador, perdió el piso en cuanto asumió este cargo y se mareó a las primeras de
cambio a pesar de estar acostumbrado a andar siempre en las nubes.
Sin embargo, hasta ahora, a más de ocho meses de iniciado el llamado “gobierno del
cambio”, Edgar Mayo no ha denunciado las corruptelas en El Lencero, en donde se habría
llegado al extremo de desaparecer un helicóptero donado por PEMEX y se “compró” en
millones de pesos un tanque de almacenamiento para turbosina que también fue obsequiado
por la misma empresa paraestatal, además de otros presumibles fraudes y desvíos que debe
conocer muy bien porque no es nuevo en esos menesteres.
Obviamente, lo que sus detractores se preguntan es si su silencio cómplice se deberá a que
también fue salpicado por la misma corrupción.
Lo que tiene sorprendidos también hasta a los mismos yunistas es la confianza que el
mandatario estatal del PAN ha depositado en Edgar Mayo, incondicional de Ángel
Fernández, el dueño del famoso café La Parroquia, considerado un duartista de hueso
colorado y muy allegado en el pasado a la familia Herrera Borunda.
Quienes trataron a Mayo antes de diciembre de 2016, dicen no reconocer al nuevo director
de Aeronáutica Civil. Están decepcionados por su trato déspota. Sus subordinados, que lo
deben soportar, lo definen como un auténtico sátrapa que goza humillando a quienes lo
rodean. El clásico funcionario menor que de pronto recibe más poder y quiere demostrarlo
maltratando a sus subalternos, mientras que servilmente se empina ante sus superiores.
Un caso más que hace dudar del cambio anunciado por la actual administración.
¿A poco Yunes Linares y su secretario de Gobierno, Rogelio Franco –de quien
administrativamente depende ahora la Dirección de Aeronáutica Civil–, no se han dado
cuenta que duermen
con el enemigo?
DE YUNES EN YUNES
Dos años antes de la sucesión gubernamental de 2016, Pedro Manterola Sáinz se unió al
equipo del senador priista Pepe Yunes Zorrilla como operador político en la región de
Martínez de la Torre.
Pero, poco tiempo después, dejó al legislador nativo de Perote para sumarse al proyecto del
otro senador del PRI y aspirante a la gubernatura, Héctor Yunes Landa.
Manterola se alejó de Yunes Zorrilla sentido porque el senador no le consiguió chamba en
el gobierno del estado ni en la Federación como supuestamente se lo habría prometido.
Pero localmente Pepe siempre evitó hacer compromisos de este tipo con Duarte, y, en el
caso de las delegaciones federales, todas debían pasar por el filtro de la Secretaría de
Gobernación, donde los intereses políticos chocaban con el bloque de amigos de Yunes
Zorrilla que hasta la fecha lidera Luis Videgaray, primero titular de la Secretaría de
Hacienda y actualmente canciller, quien acaba de autodescartarse para la candidatura
presidencial de 2018.

Pero Manterola tampoco duró mucho con Yunes Landa, pues antes de que el senador priista
de Soledad de Doblado fuera ungido oficialmente como precandidato a gobernador, Pedro
se fue con Miguel Ángel Yunes Linares junto con su hermana María Elisa, quien fue
postulada a la diputación local por la alianza PAN-PRD.
El panista les pagó muy bien: a ella –pese a no tener la experiencia legislativa ni el oficio
político que otros de sus camaradas y compañeros de bancada– la promovió como
presidenta de la mesa directiva de la LXIV Legislatura del estado, y a él lo hizo
subsecretario de Gobierno.
“Pedro fue siempre un idealista y un soñador, fue siempre firme a sus creencias y
convicciones, con una voz crítica y siempre contra corriente”, lo definió su hermana
Mariely en el homenaje de cuerpo presente que este lunes encabezó el gobernador Yunes en
Martínez de la Torre, donde a unas cuadras de distancia fue asesinada una ginecóloga.
Quizá eso fue lo que rompió su corazón: formar parte de un gobierno que hasta ahora no ha
cumplido con las expectativas de cambio y de mejoría para el estado, y en el que tampoco
el mandatario panista admite críticas.
ANILÚ: TENDENCIAS FAVORABLES
Trascendió que en la más reciente encuesta realizada en junio pasado para conocer el
posicionamiento de actores políticos importantes y con posibilidades reales para el proceso
electoral del 2018, la aspirante mejor posicionada para el Senado de la República sería la
actual Delegada Federal de la SEDESOL, Anilú Ingram, lo que francamente no debería
sorprender a nadie ya que a un año y seis meses de haber asumido este relevante cargo y
por el intenso trabajo que ha venido realizando por todo el estado, la funcionaria no solo ha
posicionado su nombre e imagen sino que su carisma y cercanía con la gente ha surtido
efecto, colocándola como la mujer mejor posicionada para la senaduría, lo que obviamente
le ha generado ataques de sus contrincantes.
Pero lo interesante también, según nos aseguran, es que esta encuesta no fue realizada por
ningún partido político. Sin embargo, se sabe que algunos integrantes de MORENA que
tuvieron acceso a esta medición y que se sorprendieron de que sus prospectos estén por
debajo de esta guapa funcionaria, los habría llevado a realizar también sus propios análisis
que sólo reafirmaron la amplia ventaja que les llevaría la delegada federal.
De ahí que ahora de Anilú Ingram se diga que “no sería raro que la quieran buscar para
sumarla a otros proyectos”.