Reflexión

ENRIQUECIMIENTO ILICITO E INEXPLICA BLE ¿ SOLO XOCHITL TRESS?.

José



JOSE LIMA COBOS
Cuando vemos y analizamos las cifras que nos proporciona el INEGE del número de personas que han sido privadas de su libertad por el estado mexicano, por haber sido señalados como autores materiales e intelectuales de algún acto o hecho que la ley señala como delito, de verdad nos produce escozor el grado de criminalidad a que han llegado las autoridades, al mantener en prisión a ese cúmulo de ciudadanos que, sin probarse su responsabilidad han sido sustraídos de la sociedad y sobre todo aherrojan a sus familias a una mayor miseria.
Si la estadista que se exhibe no se desmiente, hoy se confirma la necesidad de que se revisen esos casos indignantes que sufre la población carcelaria que han sido enjuiciados mediante los métodos que utilizó el sistema acusatorio inquisitorio, en que el ministerio público decía su verdad histórica, que solo daba margen a la compasión y a sufrir la condena de la prisión injusta y criminal del gobierno mexicano, ahora tendrán que enmendar los jueces federales, porque los estatales están asidos a la pitanza estatal.
Nada se decía del debido proceso, pese a estar contenido en la constitución política del país y menos de la presunción de inocencia, sin embargo, ahora que se da un cambio radical en el sistema acusatorio adversarial y oral en que el fiscal ya no es su odio o rencor cerval que obnubilaba su conducta , sino la comprobación plena de su acusación, se permite por el juez de control que se consienta ese proceder, violando los derechos humanos fundamentales reconocidos del ser humano, lo que se constata con los casos que se han registrado en la entidad.
Un hecho reciente que acredita que la arbitrariedad, por parte de la autoridad tiene consecuencias graves en demerito de la impartición de la justicia y ,- que nos debe servir de referencia para que no se repita- , es el caso de la detención de quienes son presuntamente señalados como los autores materiales del vil asesinato de los policías federales que, al ser consignados al juez de control federal y revisar la legalidad de la detención, determina su improcedencia e inmediata libertad, lo que produce un escándalo que lleva al fiscal del estado
a incoar la carpeta para que un juez estatal los vinculara a proceso.
Con este hecho quedó demostrado que, si los supuestos asesinos se refugiaban en una residencia en la ciudad de Puebla y la existencia de sospecha fundada de que eran los mismos que aparecían en los videos del sitio donde se cometió el ilícito, solo se requiera que un juez ordenara el allanamiento para que fuera legal la detención y al ser violatoria, el juez federal, ordenó su libertad.
Si bien cada quien es responsable de sus actos no menos cierto es que todos gozamos del principio de presunción de inocencia y que , previo debido proceso, después del contradictorio penal se tiene que demostrar con los datos de prueba, medios de prueba y pruebas que serán discutidos oral , públicamente , en presencia de un juez que no conoce el expediente y que la prisión preventiva oficiosa es excepcional, el juez de control , con el nuevo sistema que aparece en el código federal de procedimientos penales , tienen no menos de catorce medidas cautelares para que el imputado lleve el proceso en libertad y no recluirlo en prisión, anatematizando de antemano, cuando se puede garantizar , por otros medios, que no se sustraiga a la acción de la justicia, aplicando el principio que señala” que es preferible un culpable libre a un inocente en la cárcel “.
La corte interamericana de derechos humanos ha sido puntual en señalar a los estados parte que la prisión preventiva oficiosa es el último recurso que tiene el estado para mantener en prisión a un imputado, pues las medidas cautelares son más que suficientes para que no haya ensañamiento que denigre la condición humana y en el caso de la ex directora de espacios educativos de la SEP, Xochilt Tress se le ha denostado en forma criminal , con un montaje digno de odio y escarnio y, si la política persecutoria va por ese camino, el del enriquecimiento inexplicable, hay que revisar los bienes de todos los grandes en la administración, que lo de los charales es ridículo, porque los pollos gordos, gozan de cabal salud y están incrustados en el gobierno, pues es fácil gritar “ al ladrón, al ladrón”.
limacobos@hotmail.com
Twitter:@limacobos1