Alma Grande

Morena crece

Ángel



Morena crece
La urgente necesidad del PAN por crear un frente amplio entre partidos ajenos al PRI y a Morena tiene dedicatoria a estos dos enemigos a los que les han hecho el juego político voluntaria e involuntariamente.
El PAN y el PRD se olvidaron que juntos firmaron un pacto con el PRI, donde se comprometieron a aprobar las reformas estructurales. Ahora quieren reunirse en un frente común para derrotar al que les dio oxígeno económico y político a cambio de su firma en el Pacto por México.
Ante esta situación ni el Pacto por México, ni la aprobación de las reformas estructurales, ni el frente amplio, convencen a los mexicanos. Tres casos que surgieron en la cúpula del poder y en esa misma cúpula elitista se murieron. Para la población Pacto, reformas y frente son lo mismo, una especie de ficción política donde los ganadores serán los de siempre.
Los políticos y la política que estén fuera de esa sociedad que pareciera romperse o fortalecerse, marcarán la vigencia política y gozarán de las simpatías de la población.
Tal es el caso de Morena, que por el simple hecho de no tener en sus siglas la P de partido, su crecimiento es desproporcionado comparado con la de cualquier fuerza política del país.
Al ser movimiento en lugar de partido la primera palabra de sus siglas la gente voltea a ver las propuestas, que, a diferencia de los partidos, sí las hay.
PAN, PRD y PRI quieren ganar con spots de denostaciones la carrera hacia 2018. Tienen un enemigo común: Morena.
Morena, a poco más de un año de su registro logró ganar 35 diputaciones federales, 14 en los congresos locales, 20 en la Asamblea del DF y la mayor votación en esa entidad, además de alcaldías y delegaciones.
El Frente Amplio tiene como siglas reales Tucom, es decir Todos Contra Morena,
Ante esta situación, de aquí al 2018 habrá una serie de denuestos y fotografías montadas que hablarán sobre los lujos del líder nacional de ese partido, o las irregularidades fiscales de Andrés Manuel, o los desfalcos de los funcionarios públicos de Morena, etc.
La población está preparada desde ahora para captar y tener conciencia de una guerra sucia que demuestra que el resto de las organizaciones políticas no se han actualizado. Siguen con los mismos métodos para derrotar al contrincante en lugar de ponerse a trabajar y elaborar programas de trabajo y conquistar las simpatías de la población en las urnas.
Por su parte, Andrés Manuel López Obrador anunció que el 3 de septiembre en la Ciudad de México habrá un Acuerdo de Unidad Nacional para que quienes no han firmado lo puedan hacer y detalló que sólo faltan signar los acuerdos en Guanajuato, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Sonora.
Recordó que el pasado 11 de junio, en el Congreso Nacional Extraordinario de Morena se aprobó ir con el PT y hacer acuerdos de unidad con militantes del PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano en las plazas públicas.
Subrayó que Morena no hará acuerdo con el PRD, ni con el PAN ni con el PRI, porque son los responsables de
la tragedia nacional en México y son quienes consolidaron una alianza desde el Pacto por México, que no es más que Pacto contra México, son partidos de “la mafia del poder”.
El Frente Amplio ha servido para dividir a los tres partidos protagonistas de las victorias electorales más sonadas en los últimos tiempos; sin embargo, la negativa del PRI, que es idéntica a la negativa de morena para unirse, deja todo como está electoralmente para 2018.
Lo cierto es que la fuerza ascendente que tiene Morena ha disminuido en velocidad luego de las elecciones del 4 de junio. Sin embargo, los militantes de ese movimiento consideraron que en Veracruz tienen las ciudades más importantes de la entidad, sobre todo en las zonas petroleras.
Los tres partidos políticos coaligados desde el corazón hermanados en la firma del Pacto por México, tienen miedo de que Morena siga avanzando. En documentos internos del PRI califican de “avance vertiginoso” el crecimiento de Morena en todo el país.
Algo extraño ocurre al interior del PAN, PRI y PRD, su aparente fortaleza se ve cuestionada por hechos, declaraciones o conductas de sus militantes que los acerca más al desprestigio que a la victoria electoral. Si a esto agregamos el desgaste que implica el ejercicio del poder en el caso de los espacios en los tres niveles de gobierno de estos partidos encontramos que la fuerza apenas puede asomarse entre tanto descalabro.
Los partidos más proclives para unirse para 2018 serán PAN y PRD, del PAN aparece el siniestro Ernesto Cordero diciendo que en una alianza así ganaría más el PRD; y por parte de este partido, su secretario general en la Ciudad de México, Enrique Vargas, afirmó que su partido va por la ruta equivocada al querer formar con el PAN un frente amplio opositor para competir en las próximas elecciones presidenciales del 2018.
PAN y PRD creen poder caminar solos en algunos lugares, lo cierto es que sin alianza pueden perder el registro en muchos espacios del amplio territorio nacional.
El PRI tiene aliados que no le representan ni victorias ni derrotas, simplemente les garantiza algunos registros a cambio de presiones y declaraciones en favor del partido en el poder.
Morena no deja de crecer, a veces de manera acelerada, otras lentamente, pero siempre creciendo, de tal suerte que para dentro de un año que las elecciones se lleven a cabo mucho podrían llevarse también una sorpresa. PEGA y CORRE.-La credibilidad el INE luego de las elecciones del 4 de junio quedó por los suelos. Hasta los priistas señalan que carece de credibilidad la manera en que operan los 11 consejeros electorales y las estrategias que desarrollan antes, durante y después de las elecciones. Incluso Lorenzo Córdova Vianello, consejero presidente del INE, lo admite: el árbitro electoral llegará a los comicios de 2018 con problemas de credibilidad… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad