Apuntes

¡Pero, qué poca... solidaridad!

Manuel Rosete



“!Asesino!, le gritaron a Calderón; un trago
amargo sin chaser ni hielo...”
Yo
Nos decía el maestro José Miranda Virgen (qepd) que los periodistas deberíamos mantenernos unidos siempre porque si algo convenía al gobierno es que el gremio estuviera dividido.

Pepe Miranda llegó con don Rafael Hernández Ochoa a Veracruz, tras una fructífera carrera dentro del periodismo profesional y oficial, y manejó el área de prensa de la campaña de Don Rafa, como pocos lo han hecho en una jornada político electoral de esta magnitud. Luego formó un equipo de trabajo en el viejo Departamento de Prensa del Gobierno del Estado, en el cuarto piso del edificio de Pensiones, con periodistas de la talla de Luis Velázquez, Orlando García Ortíz, José Murillo y Pedro Cabañas Medina, convirtiéndose Pepe en el más influyente funcionario de la administración estatal; tanto, que quienes lo veían con envidia, celo o desconfianza lo combatieron hasta que, chocado de ese ambiente interno tan adverso que se formó, con mucha dignidad dejó el cargo.

Pepe Miranda era un auténtico maestro del periodismo, lo demostraba en el ejercicio pleno de la profesión y jamás lo presumía, donde quiera que prestó sus servicios lo hizo de una manera brillante, su pluma pesaba como la de pocos, pero, además, conservando siempre un sentido gremial que tampoco hemos visto repetido en alguien.

Unidos los periodistas no nos hacen nada; dispersos, separados, peleados, somos presa fácil de los políticos. Ese era uno de sus principios.

Alguna vez, Pepe Miranda llegó a nuestro cubículo, en la redacción de un pasquín para el que trabajamos haciendo rico al dueño de la empresa, y nos dijo: “Oye, me dijeron que andas mal, que tienes problemas serios con tu columna [vertebral]”. Pues sí, comentamos, pero mi problema requiere cirugía y es muy cara, no tengo para eso, así es que ahí me voy aguantando las dolencias que cada vez son más agudas.

“¡Ni madres!, te tiene que ver un buen médico, déjalo de mi cuenta”. Al rato llamó el doctor Mauro Loyo Varela, secretario de Salud en el gabinete de Miguel Alemán Velasco y considerado una eminencia como neurocirujano.

“Don Manuel, nos comenta don Pepe Miranda que anda usted mal, qué le parece si se da una vuelta por mi oficina y platicamos, si tiene por ahí un estudio se lo trae para verlo”. Al día siguiente ahí estábamos, platicando con Mauro Loyo y mostrando lo único que teníamos como carta de presentación de nuestros males, una mugre radiografía del traumatólogo Carlos Burgueño en la que se distinguían muy bien dos hernias de disco a nivel lumbar, los motivos de nuestras dolencias.

Me canalizaron de inmediato al hospital Ángeles en la ciudad de México, con un neurocirujano muy joven pero muy eficiente, cuñado del abogado Ignacio Morales Lechuga, quien se encargaba de atender el consultorio del doctor Loyo mientras éste cumplía con la encomienda que le había dado el gobernador Miguel Alemán. Y Pepe Miranda, pendiente del desarrollo de nuestros males y nuestra atención médica.

Con cuánto agradecimiento al amigo José Miranda Virgen, recordamos este pasaje que tomamos como ejemplo para ilustrar lo que es tener sentido gremial, ser solidario de verdad con los compañeros de oficio, y cuánta razón tuvo siempre Pepe cuando nos aconsejaba permanecer unidos.

Nos rompieron la maceta

Pero la idea de unidad del maestro Miranda lamentablemente se ha diluido. Al gremio periodístico de pronto arribaron improvisados, oportunistas, un montón de personas que seguramente no encontraron acomodo en otros oficios y aquí se refugiaron, muchos que vieron en el periodismo una forma fácil de obtener abundantes ganancias, burócratas jubilados, políticos excluidos del gobierno, hampones y gente que pasó por algún departamento de prensa y ahí se les pegó lo periodista. Y ante este ejército de mercachifles qué se puede hacer, dónde vamos a encontrar solidaridad y sentido gremial si, como dice sabiamente otro grande del periodismo don Miguel López Azuara, no puede
haber trato de iguales con desiguales.

¿Que el fideicomiso fundado por el senador Héctor Yunes Landa está destinado al fracaso?, es lo más probable; ¿que la Comisión Estatal de la Apoyo y Protección de Periodistas creada por el gordo Javier Duarte para justificar su falta de atención a los problemas de los periodistas que fueron sacrificados como moscas durante su trágica administración, es un organismo inútil?, también es cierto, como lo es que hoy los periodistas que nos dedicamos a este oficio con entrega y compromiso social estamos más divididos y desprotegidos que nunca.

Américo anda en la calle

En todo su ejercicio de gobierno se ha visto que el munícipe xalapeño es una autoridad que gusta de tener acercamiento con la población; por eso ha salido de su oficina y ha caminado por donde su gobierno ha hecho y hace obras, es decir, ha recorrido toda la ciudad. Tan solo esta semana se le vio por Las Trancas para dar el banderazo de inicio de la reconstrucción con concreto hidráulico de la vialidad que conecta con Xalapa a miles de familias de la zona; también caminó con vecinos de la colonia El Mirador, entregó drenajes en la colonia Valle del Sol, le cumplió a la comunidad educativa del Centro de Atención Múltiple 16 al entregar un techo en su plantel de la colonia La Lagunilla y, de paso, también inauguró la primera etapa del colector pluvial Río Misantla; supervisó la construcción de otro colector pluvial, el Santa Rosa, sin contar los eventos públicos y audiencias que ha sostenido en esta semana. Como se ve, al alcalde Américo Zúñiga Martínez sabe que son tiempos en los que, como trabajador al servicio de la población, el gobernante debe estar al lado de quien le paga, la ciudadanía. Da gusto ver a Américo en la calle, porque eso significa que hay más obras y resultados en Xalapa.

El significado real de las palabras

Mi maestro "Antonymous" nos da el real significado de las cosas y las palabras:
De la modernidad o actualidad y de ahí a la antigüedad, y viceversa:

Licuadora.- Artefacto eléctrico que, introduciendo o vertiendo en un cuenco con aspas, al encender un botón mezcla diferentes elementos en una masa informe que desvirtúa, engaña y no permite identificar los insumos originales. Se utilizó durante los 12 años anteriores a esta administración estatal y se aplicó a fondos públicos, principalmente de origen federal.

Batidora.- Artefacto eléctrico similar al anterior pero diferenciándose en que sobre su cuenco se introduce manualmente un elemento que revuelve los insumos introducidos y del que resulta una masa similar a una deposición. Más moderno, pero con similares resultados se viene utilizando en los últimos 7 meses para difuminar principalmente recursos estatales.

Molcajete.- Cuenco y mano elaborados en Mesoamérica (y aún hoy en día en nuestro país) con piedra volcánica, para moler y mezclar sustancias, similar a un Crisol europeo o asiático, útil multipropósitos en la culinaria, química, botica, y medicina. Actualmente se usa preponderantemente para elaborar salsas de chiles;

Metate.- Pequeña mesa plana, baja e inclinada de piedra volcánica con mango de mayor tamaño, usada desde memoriales tiempos y hasta la actualidad para moler principalmente chiles y semillas. Se usaba originalmente de rodillas, con las palmas de las manos hacia abajo. En estos tiempos, algunos "seudo-políticos" pretenden confundirnos con el Petate (tejido plano de palma) intentando con las palmas de las manos hacia arriba arrimar el chile (sin molerlo). Algunas veces se producen vestigios de residuos peligrosos biológico infecciosos.

Saludos.

REFLEXIÓN

Al Veraz Gallo Claudio se le hizo bolas el engrudo. Escríbanos a mossete@yahoo.com.mx formatosiete@gmail.com www.formato7.com/columnistas