Alma Grande

Peligro, periodista trabajando

Ángel



Al delincuente no le interesa la mala fama, de otra manera se dedicaría a otra actividad.
En México matar un periodista es más fácil que protegerlo. Nunca como antes las agresiones a los comunicadores se han convertido en la mejor manera de acallarlos.

Sin libertad de expresión no hay democracia y los equilibrios de la política interna se guardan y protegen desde la Secretaria de Gobernación, institución que debe acortar las diferencias entre los mexicanos en todos los sentidos.

En 1984, cuando asesinaron a Manuel Buendía hubo cinco periodistas muertos. En el 94, 4. En el 2004, siete. En 2007, doce. En el 2012, hubo 24. En 2015, 17.

Este año van tres: Jonathan Rodríguez Córdova, Javier Valdez y Filiberto Álvarez.

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, reconoció que la protección a periodistas y a defensores de derechos humanos en México es un desafío extraordinario por las condiciones de violencia que genera el crimen organizado.

Sostuvo que ningún comunicador que ha solicitado su inclusión en el “Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas” ha sido asesinado.

Las instancias de gobierno están dispuestas para ofrecer protección a quienes la solicitan, porque en México el periodismo es considerado como un trabajo de alto riesgo, ante los asesinatos a lo largo de la historia.

Campa Cifrián anunció que se fortalecerá el Mecanismo de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos y se crearán unidades estatales para emitir alertas tempranas a fin de detectar posibles agresiones.

La responsabilidad de Campa en este sentido es doble, porque además de toda esta carga de información y conflictos por solucionar, aparece de manera soterrada, discreta pero real, la falta de credibilidad de algunos comunicadores en el mecanismo.

Algunos aseguran que es como tener al enemigo en casa, cuando en realidad hay diferentes formas de alertar a las autoridades del peligro que corren los periodistas, y las muertes que han sucedido a lo largo y ancho del país, no necesariamente con el acompañamiento de guardaespaldas.

Al comparecer ante la Primera Comisión de la Permanente, conjuntamente con la responsable de Derechos Humanos de la PGR, Irene Herrerías, y el titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, el funcionario dijo que es necesario que los periodistas y medios de comunicación confíen más en ese mecanismo que ha dado resultados ya que ninguno de los 536 periodistas y defensores de derechos humanos que están bajo su resguardo ha sufrido ninguna agresión.

Al delincuente no le interesa la mala fama, de otra manera se dedicaría a otra actividad.

Porque agreden a un periodista por lo que sabe y puede publicar o por lo que ha publicado cuando se tiene la sospecha de que guarda secretos o simplemente investiga situaciones complicadas. Es en esa posible complicidad donde se basa la desconfianza; sin embargo, desde el mecanismo se ha sabido diferenciar los retos y deslindar responsabilidades, y se tiene como prioridad la protección de los comunicadores y los defensores de los derechos humanos.

Las instrucciones del secretario de gobernación están definidas
de tal forma que desde la Subsecretaría se define con precisión el resguardo de la integridad de los comunicadores.

En esta instancia de protección a los periodistas se ejerce un trabajo que de no desarrollarse con la puntualidad que se lleva a cabo, buena parte de la estructura gubernamental deterioraría su prestigio y respeto.

En ese encuentro se insistió en que muchas vidas de periodistas se hubieran salvado si hubieran atendido alguna señal de alerta que se dio.

Campa Cifrián respondió al cuestionamiento de los legisladores que si bien el crimen organizado y la violencia han provocado el incremento de crímenes de comunicadores, de acuerdo a registros de la Secretaría de Gobernación, en un 40 por ciento los responsables han sido autoridades gubernamentales.

Reporteros Sin Fronteras considera a México el tercer país más peligroso del mundo para los periodistas, con esta advertencia, a ninguna democracia le interesa que los mecanismos de defensa de sus comunicadores puedan estar manipulados o tergiversados. De ahí los logros en esta materia.

Regularmente la agresión contra los comunicadores está precedida de una amenaza. Por otra parte, es el propio comunicador quien, sabedor del terreno que pisa conozca el riesgo que corre por dar a conocer tal o cual información.

Cuando se quieren acallar las voces críticas o la difusión de la verdad, la presa más fácil es el periodista, porque dicho asesinato cumple una triple función: la primera, asegurarse de que ese comunicador ya no volverá nunca más a denunciar lo que sabe, la segunda, tan grave como la primera, es advertir al resto de los integrantes del gremio, que su destino podría ser el mismo en caso de actuar de similar manera a la hora de decir la verdad.

La tercera, que la opinión pública dude de todo lo que el comunicador diga, porque si puede estar apegado a la verdad, informa contenidos tergiversados para salvar su vida.

El comunicador tiene su principal compromiso con la verdad, y es el común denominador para ejercer su oficio. Su responsabilidad es informar y si miente deja de ser, en ese momento, un periodista, pero muchas veces eso sólo lo saben quienes ven más ventajas en dejar de serlo que en seguir siéndolo con todos los riesgos que eso implica. CORRE Y PEGA.- Fuerza Empresarial Veracruzana, que preside José Luis Santiago López, firmará un convenio de fortalecimiento y ayuda mutua con la Asociación Campesinos Innovadores e Independientes de México, A. C., (CIIMAC), que encabeza el chihuahuense Abraham Montes. El primero de ellos será el presidente de CIIMAC en Veracruz, con lo que esta agrupación cuenta ahora con una representación más en el país, cuya cobertura rebasa la mitad de las entidades del país. Con este convenio, se unirán dos fuerzas aparentemente irreconciliables el campesinado y el empresariado, como una muestra de que la modernidad exige a través de la globalización, esfuerzos conjuntos con todas las fuerzas sociales del país, para impulsar la gran prioridad de todo país, el sector primario de la producción nacional… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad