Al Pie de la Letra

MAYL CREA SU NÉMESIS

Raymundo



CINTHYA: DIGNIDAD Y VALOR
Si como ha señalado el senador Héctor Yunes Landa, el video en el que supuestamente se escucha afirmar al exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, que el exgobernador Javier Duarte habría entregado 1,300 millones de pesos para la pasada campaña del PRI a la gubernatura tiene de veras “el sello de la casa” y “las huellas dactilares” de Miguel Ángel Yunes Linares, entonces el mandatario estatal del PAN podría estar cometiendo el error de reeditar la misma estrategia de guerra sucia que sus antecesores, el priista Fidel Herrera Beltrán y el propio Duarte de Ochoa, utilizaron contra él en 2010 y 2016 en su afán por obstaculizarle su acceso al poder, pero que al final se les revirtió porque terminaron proyectándolo como su némesis, el vengador justiciero que aparentaba ser implacable.

Casualmente hace una semana, al hacer un balance de los resultados electorales preliminares de los comicios municipales, Yunes Landa dijo que a pesar de las tendencias electorales adversas, el PRI había logrado cierto piso para recuperar la gubernatura el año próximo, pues anticipó que la alianza PAN-PRD, de mantenerse, “tendrá a su propio Duarte” en 2018.

Y es que el aspirante priista a la gubernatura expuso que “si en seis meses las cuentas del actual gobierno, sobre todo en materia de seguridad son de que tenemos más de cien muertos por mes, más de seis por día y uno cada cinco horas y media, yo creo que la ciudadanía va a castigar a este gobierno”, aseguró.

Este lunes, entrevistado por Luis Cárdenas en Noticias MVS, Yunes Landa afirmó que “nunca recibí dinero de Duarte para mi campaña política” y que el video en el que Bermúdez hace esa supuesta aseveración fue burdamente editado. El senador priista explicó que hasta confunden los nombres de los personajes, pues cuando mencionan a “un tal Fernando” ponen la imagen de Juan Manuel Velázquez Yunes, que era diputado local por Perote.

Por cierto, el supuesto “Fernando” al que se alude no se trata –como se ha mencionado equivocadamente en algunos medios informativos– del politólogo Fernando Vázquez Rigada, que llevó la estrategia de marketing político en la campaña, sino de Fernando Vázquez Maldonado, quien como secretario de Acción Electoral del CDE del PRI habría sido quien recibió los recursos para la operación del día de la elección, cuyo fracaso le habría generado al día siguiente una dura reprimenda por parte de Javier Duarte.

En la entrevista, Yunes Landa puntualizó que en ningún momento en el video se dice que él recibió dinero de Duarte, y que el año pasado fueron en total 51 candidatos en campaña, “50 a diputados locales y un servidor”.

Para el senador priista todo apunta a que este video, filtrado y viralizado a través de un perfil falso de Facebook, fue una reacción de Yunes Linares por sus críticas a su “caricatura de gobierno”, pero advirtió que el panista no “me va a callar”, y que si “hasta hoy tenía una lupa” sobre su administración, ahora “le voy a poner un microscopio y voy a ser más enfático en mis cuestionamientos”.
/>
Yunes Landa, quien primero frenó el intento de persecución penal contra su padre y hermano, y en mayo tuvo que apechugar el encarcelamiento de su aliado político Pascual Lagunes Ochoa, dirigente sindical de TAMSA, le recordó al gobernador del PAN “que los carniceros de hoy serán las reses de mañana”, advirtiéndole además que sólo “le quedan 536 días de carnicero para asumir su papel de vaca, y no necesariamente conmigo, hay muchos que están lastimados”.

CINTHYA: DIGNIDAD Y VALOR

Aun cuando el párrafo quinto del Artículo 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que como integrante que es de la LXIV Legislatura de Veracruz no tiene la obligación de comparecer ante la Fiscalía General del Estado, la diputada panista Cinthya Lobato Calderón acudió este lunes a la FGE para explicar las acusaciones que hizo en contra del coordinador de su bancada en el Congreso local, Sergio Hernández Hernández, a quien acusó de desviar los recursos que mensualmente recibe la fracción legislativa del partido blanquiazul.

Lobato Calderón se presentó en la sede de la Unidad de Atención Temprana y acudió a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y en la Atención de Denuncias contra Periodistas y/o Comunicadores, que fue la instancia que inició de manera oficiosa una Carpeta de Investigación a partir de las notas periodísticas y el audio filtrado a los medios.

La legisladora del PAN sólo se limitó a entregar un documento en el que expone los motivos por los cuales, el citatorio, carece de fundamentación legal, además de la imposibilidad que tiene la Fiscalía para llamarla a comparecer al poseer el fuero constitucional que le otorga integrar la Legislatura del Estado.

Y es que la dependencia ministerial la citó a efecto de que ratificara la acusación de manera penal; así como de que aportara datos de prueba que robustezcan su acusación.

“Hago de su conocimiento de que la suscrita no es susceptible de los medios de apremio contenidos en el artículo 104 del Código Nacional de Procedimientos Penales, atendiendo a lo expuesto en el extremo próximo anterior, por lo cual es inexacta la fundamentación invocada en el oficio al que estoy dando respuesta”, reiteró Lobato.

Además pidió que la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y en la Atención de Denuncias contra Periodistas y/o Comunicadores decline su competencia en el caso, pues mencionó que sus aseveraciones no encajan con ilícitos electorales, por lo que según ella, debe ser otra instancia la que continúe con la investigación.

Así que quienes pensaron que podrían amedrentar o intimidar a la legisladora con la campaña negra que desplegaron en su contra en las redes sociales y en algunos diarios digitales que se prestaron a ello para desacreditarla a través de memes y videos misóginos, simplemente calcularon mal.

Con dignidad y valor, doña Cinthya demostró que no todo en el Congreso local está podrido.