Alma Grande

Veracruz espera justicia

Ángel



El mapa político de Veracruz es de nuevo, una sorpresa, donde las fuerzas políticas están por definirse.
El mapa político de Veracruz cambió de color, pero no lo suficiente como para dar por muerto a ningún partido político en el estado. La sorpresa en la entidad fue la aparente recuperación del PRI y el fortalecimiento de la alianza PAN-PRD, a pesar de que en casi 200 días de gobierno nada se ha hecho en el estado desde la gubernatura.

Las promesas de campaña de Miguel Ángel Yunes están a medias; es decir, la captura del ex gobernador Javier Duarte, sigue en una especie de pausa prolongada que ya le llevó la cuarta parte del gobierno de Yunes Linares, sin saber todavía, si pisará suelo mexicano en algún momento.

Hay quienes aseguran que la visita del presidente de la república a Guatemala, país donde se encuentra detenido el ex gobernador de Veracruz, fue para tratar el caso de uno de los mayores delincuentes en la historia de los mandatarios de la entidad.

En materia de inversiones existe un panorama difícil por dos razones fundamentales: la quiebra de la entidad a causa del saqueo que realizó Javier Duarte de Ochoa y el poco tiempo con el que cuenta el gobierno para realizar una obra que pueda dejar huella en Veracruz.

La posibilidad de que haya inversión en Veracruz es casi nula ante las elecciones que se llevarán a cabo dentro de un año y que pueden cambiar de partido en el poder.

Así, Yunes Linares puede decirse que está solo, a pesar de su promoción para erigirse como posible candidato del PAN a la Presidencia de la República.

En caso de que esta fantasía se le cumpla, deberá dejar la gubernatura a principios del próximo año, convertido en uno de los gobernadores que menos tiempo gobernó la entidad, creando alrededor de su persona incertidumbre, no sólo en los inversionistas, sino en la población.

Esto quiere decir que si el panista tenía previsto autoproclamarse candidato del PAN o de la alianza de este partido con el PRD desde que compitió por la gubernatura, les jugó chueco también a los veracruzanos, porque sólo utilizó un cargo que exige de toda la atención y el esfuerzo, como un trampolín personal.

Es cierto que tanto el PRD como el PAN carecen de cuadros sólidos para gobernar Veracruz, pero también es cierto que Yunes Linares no es el candidato que esta alianza necesita para enfrentarse al PRI, en primer lugar y a Morena, en segundo.

La única trascendencia que puede dejar Yunes Linares a su paso por la gubernatura, es la de hacer cumplir la justicia en Veracruz encarcelando, de manera ejemplar, a los cómplices de Javier Duarte, muchos de ellos amparados en el fuero y con la ventaja de la impunidad.

Uno solo de los cómplices principales del ex gobernador goza de toda la libertad para seguir delinquiendo y vivir del presupuesto como si no hubieran medrado ya suficiente con el saqueo que hicieron en Veracruz con fondos federales y estatales.

Los cómplices están a la vista de todos pero nadie los señala porque desde el momento en que gozan de total impunidad quiere decir que
están por encima de las leyes, y esta pareciera ser la misma interpretación del propio gobernador, quien muy pocas veces ha abordado el tema.

Este tipo de consideraciones hacia los cómplices directos de Duarte son inexplicables.

La impunidad es la mejor invitación para que la corrupción en la administración pública del país crezca, y parece que dentro de la estructura de gobierno, sin importar el partido político al que pertenezca, le interesa limpiar la casa de la alta burocracia.

Los salarios de la alta burocracia fueron incrementados considerablemente, con el objetivo de que no cayeran en la tentación de la deshonestidad; sin embargo, el salario alto les sirvió para acomodarse en niveles cercanos a quienes invierten y el resto de la historia es una leyenda muy bien conocida en Veracruz.

Estos acontecimientos condicionan el destino de los votos. Veracruz votó por Miguel Ángel Yunes por el hartazgo que el PRI había impuesto entre la población; sin embargo, la parálisis del actual gobierno por las razones expuestas y otras que parecieran también estar a la vista de todos, no acaba de convencer a muchos veracruzanos, podría decirse que a la mayoría, quienes crearon su poco equilibrio en la entidad a través del voto.

Desde luego que Morena esperaba muchos más municipios ganados, pero no fue ni la mitad de los esperados por este nuevo partido político, que retrocedió en la entidad, si tomamos en cuenta que el año pasado casi gana la gubernatura.

El mapa político de Veracruz es de nuevo, una sorpresa, donde las fuerzas políticas están por definirse.

La complicidad y la impunidad parecieran ser el fiel de la balanza, en una entidad donde, a pesar de las señales mostradas el 4 de junio, todavía podría hacer renacer partidos que parecían muertos o hacer crecer a otros recién nacidos y así crear una cultura de equilibrio en su propia boleta de elección.

Es decir, los veracruzanos votarán por la persona, no por el partido. Así, para Presidente de la República apoyarán al candidato de un partido muy diferente al que favorecerán para gobernador. La estructura de la votación y la cantidad de puestos de elección popular que se llevará a cabo el próximo año, puede crear una conducta novedosa en una entidad que exige cambios a profundidad y el cumplimiento de una justicia que parece olvidada por los gobernantes y secuestrada por los miembros de la delincuencia organizada, es decir, la de cuello blanco. PEGA y CORRE.- Nos solidarizamos con el compañero periodista, Andrés Crespo, de El Mundo de Córdoba, quien fue herido de un golpe en la cabeza durante un presunto intento de plagio. La agresión tuvo lugar la noche del sábado en la colonia El Paraíso, municipio de Paso del Macho, en la zona centro de la entidad. Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.


Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad