Nada Personal

La danza de los millones con Javier

J.M. Pasado



Claro que el dinero ya no salía de Finanzas sino de alguna de las casas donde los duartistas guardaron millones de pesos para maniobrar políticamente como sucedió con la designación de Flavino Ríos Alvarado como gobernador interino...
Desde los tiempos que figuró como subsecretario de Finanzas y más tarde secretario, Javier Duarte de Ochoa, empezó a actuar de manera irresponsable con los dineros de Veracruz, pero nadie lo frenó, al contrario, le dieron libertad para hacer lo que le viniera en gana.

Eran los tiempos en que el PRI, había perdido Los Pinos, lo que derivó que los gobiernos priistas como el de Fidel Herrara Beltrán y más tarde el de Duarte, se manejaran por la libre aun teniendo en frente al PAN que gobernaba desde Los Pinos, primero con Vicente Fox Quesada y luego con Felipe Calderón Hinojosa.

Desde entonces (2004-2010) ya se decía que Javier Duarte de Ochoa, era inmensamente rico, que provenía de una familia de clase media con recursos suficientes para vivir. Claro, le crearon el mito de que su papá los había dejado bien tras su muerte en el terremoto de 1985, pero no fue así.

Para aprobar las iniciativas, las de Fidel, el mismo duarte se encargaba siendo Subsecretario de Finanzas, de cargar las maletas repletas de dinero para que los diputados levantaran el dedo. Era un secreto a voces, aun teniendo a un Poder Legislativo en manos de panistas, partido político que le arrebató el Congreso local, a Miguel Alemán Velasco, en la recta final de su sexenio.

Así se quedó acostumbrado Javiercito, por eso cuando lo designa Fidel Herrera, su maestro y guía, candidato a gobernador con el cuento de que a Veracruz le hacia falta un gobernador economista, loco se vuelve y lo secundan sus “amigos”, Alberto Silva Ramos, Gabriel Deantes, Edgar Spinoso Carrera, por supuesto su gran cuate, Moy Mansur, además de su inseparable Karime, la cerebro de la organización del clan duartista que a través de empresas “fantasma”, saquearon miles de millones de pesos.

El lema de Duarte era: todo lo que se compra con dinero, es barato. Así que compró las conciencias de los legisladores priistas, verde ecologistas y al final con la mayoría del PRI, se autorizó a Flavino, suplir a Duarte.

Para no hacerles el cuento largo, en plena crisis gubernamental, en la víspera de la huida de Javier Duarte a Guatemala, allá por el mes de octubre del 2016, (segunda quincena) al pueblo veracruzano nos debió de andar costando la designación del gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, alrededor de 80 millones de pesos, dinero en efectivo que se repartió entre los diputados que levantaron el dedito. Los de la honra fueron los del PAN, del PRD y de Movimiento Ciudadano que no aceptaron el maletín con dinero.

Por eso es que Miguel Ángel Yunes Linares, al tomar posesión del cargo de gobernador criticó la danza de los millones en el poder Legislativo y anunció que no habría más esa práctica para aprobar leyes.
/> Claro que el dinero ya no salía de Finanzas sino de alguna de las casas donde los duartistas guardaron millones de pesos para maniobrar políticamente como sucedió con la designación de Flavino Ríos Alvarado como gobernador interino, y frenar de alguna manera la rebelión que ya orquestaba el mismo diputado Francisco Garrido Sánchez, quien a la merma del liderazgo de Juan Nicolás Callejas, se había convertido en el operador de todas las confianzas de Duarte, pero la orden vino de México a favor del “Chino”.

NO MARCHEN

Si los “moches” que recibió Eva Cadena, le están haciendo un enorme boquete electoral a Morena, imagínense el que ya le hicieron por muchos sexenios, Javier Duarte y sus secuaces como Alberto Silva Ramos, ex vocero y uno de sus brazos en la red de funcionarios que autorizaron la entrega de contratos a la red de empresas “fantasma” de Veracruz, desviando, nada más en diciembre de 2014, la nada despreciable cantidad de 245 millones de pesos para la supuesta difusión de la actividad gubernamental. Agréguele, la protección de los diputados priistas federales a Tarek Adbalá Saad. Están jodidos por lo que en estas elecciones municipales se reflejará el voto de castigo en contra de los candidatos priistas… Por cierto que al títere del dirigente que pusieron en el CDE del PRI, Renato Alarcón Guevara, le siguen renunciando candidatos. Primero fue en Coatepec, la abanderada a la presidencia municipal y el síndico, Victoria Isabel Servín Baizabal y Víctor Hugo Alarcón Limón, respectivamente. Ayer hizo lo mismo el candidato a la alcaldía de Minatitlán, el doctor Norberto Luna, al precisar que hubo imposiciones en la planilla y no se respetó la filosofía que lo impulsaba. Se esperan más renuncias ante la grave falta de liderazgo de Renato Alarcón, quien ya se dio cuenta que no es lo mismo dirigir al ISSSTE con boletines inventados de buenas acciones que al PRI, donde como figura decorativa ya huele mal… No manches, que las grúas que andan levantado vehículos mal estacionados en la capital Xalapa, son propiedad nada más y nada menos que del recluso Arturo Bermúdez Zurita, quien por cierto tiene miedo de que le den “cuello” en el interior del penal donde tiene cuentas pendientes con algunos reos… Dicen que el ex diputado local priista Tonatiuh Pola Estrada, anda de pelada. Otros aseguran que con el dinero que obtuvo de los maletines en el Congreso, se fue a Oaxaca a poner un negocio de lanchitas hasta que otros vientos soplen por tierras veracruzanas. ¿Será?. Lo cierto es que no se le ha visto por ningún lado y eso que al ex legislador le encantaba balconearse en los juegos del Tiburón en el Pirata Fuente… Nos vemos mañana.