Nada Personal

¿Pacto o hasta las últimas consecuencias?

J.M. Pasado



Por lo pronto, el ex gobernador Duarte continuará su estancia en una celda de máxima seguridad allá en Guatemala, con lo que envía otra señal que todo está más que planchado
Hasta el momento lo que tenemos a la vista con la detención de Javier Duarte en Guatemala, es un show mediático y no el sincero deseo de aplicar la ley hasta las últimas consecuencias.

Pera la inmensa mayoría de los veracruzanos no se chupan el dedo con eso de que las autoridades mexicanas van a hacer que Duarte, regrese hasta el último centavo que se robó. Menos lo harán sus cómplices, algunos de ellos en la cárcel sujetos a proceso.

Razones sobran para pensar que todo fue meramente pactado entre el gobierno federal y el ladrón Duarte. Dos claras, el viaje de su familia (sus hijos) en jet privado para despedirse de él. La otra, el rechazo de parte del ex gobernador veracruzano a la extradición, cuando hubiera sido más sencilla la expulsión, al haber entrado con pasaporte falso.

La aprehensión de Javier Duarte ha servido a un puñado de políticos para saciar su sed de venganza y colgarse medallitas, pero en nada resuelve la difícil situación de crisis y de bancarrota en que se encuentran miles de veracruzanos por culpa de Duarte y su pandilla.

Se hace necesario que no nada más se aplique “al dedillo” la ley a quienes saquearon las arcas del estado de Veracruz, también se hace necesario, es el mayor reclamo del pueblo veracruzano, que todos sin excepción de ninguno de los colaboradores de Javier Duarte, bajo una exhaustiva auditoría y supervisión de comparar lo que ganaron con lo que tienen ahora, para que sean despojados de dinero y propiedades adquiridas al amparo del poder y la corrupción que el mismo Javier, les permitió.

No es posible que tras el enorme saqueo, las familias del mismo Duarte, las de Arturo Bermúdez, las de Mauricio Audirac, las de Francisco “El Gordo” Valencia, las de Gabriel Deantes, las de Edgar Spinoso, y muchas otras más se sigan dando vida de reyes con el dinero de los veracruzanos.

Si va en serio la caída de Duarte para someterlo a juicio, también que vaya en serio el desafuero de los diputados cómplices como Tarek Abdalá, Edgar Spinoso Carrera, Alberto Silva Ramos, Jorge Carvallo Delfín y hasta el mismo coordinador Erick Lagos Hernández, además de los legisladores, Juan Manuel del Castillo y Vicente Benítez González, quienes participaron en las acciones ilícitas del tristemente célebre gobernador Javier Duarte de Ochoa.

También si va en serio el combate a la corrupción que sea detenida Karime Macías de Duarte, sus papás, Jesús Antonio Macías y María Virginia Yazmín Tubilla Letayf,
su cuñada; Mónica Ghuhan Macías Tubilla y su concuño, José Armando Rodríguez Ayache, quienes participaron en el robo de millones de pesos, investigados por la Procuraduría General de la República (PGR) pero extrañamente en libertad.

Seria histórica la fotografía de la familia Duarte-Macías tras la rejas, que es en resumidas cuentas lo que el pueblo veracruzano exige, principalmente que los despojen de todo lo robado, pero es como pedir peras al Olmo.

El pacto ya fue firmado, no habrá línea para llegar hasta las últimas consecuencias y esto nos dice que ni Karime Macías ni su familia, serán molestados ni para ir a declarar.

Por lo pronto, el ex gobernador Duarte continuará su estancia en una celda de máxima seguridad allá en Guatemala, con lo que envía otra señal que todo está más que planchado.

NO MARCHEN

Esto si que es delicado. La activista Araceli Salcedo, del Colectivo de Familias de Desaparecidos Orizaba, analiza presentar una denuncia contra el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa, por delitos de lesa humanidad. En la misma denuncia iría escrito el nombre del ex fiscal Luis Ángel Bravo Contreras. No es para menos, son cientos de cadáveres que han aparecido en fosas clandestinas en las que mucho tuvieron que ver Duarte y su gabinete de Seguridad, incluyendo al reo Arturo Bermúdez Zurita. Y es que estos ex servidores no solamente se pasaron de lanza cargando con las maletas de dinero, también tuvieron mucho que ver con las ejecuciones de personas en todo el estado de Veracruz, al menos solaparon al crimen organizado para que hicieran de las suyas… Renato, el de las manos limpias, todavía sigue creyendo en los Santos Reyes, presumiendo que el PRI de Veracruz va a agenciarse el mayor número de alcaldías. Pobre, que no ve que con la caída de Duarte en Guatemala, la fobia del pueblo veracruzano ha crecido enormidades. Renato, el de las manos limpias, le debería preguntar a los jubilados, a los periodistas, a los maestros, a los taxistas, a los prestadores de servicios, si votarían otra vez por la corrupción del PRI. Claro que no, la herida no ha sanado y pasaran muchos sexenios para que cierre… En Veracruz, la inseguridad es la madre de todas las batallas. No hay día en que no aparezcan muertos por donde quiera. El gobierno del cambio no ha podido frenar la ola de terror y de sangre que se padece todos los días… Nos vemos mañana.