Al Pie de la Letra

PRI: FUTURISMO DESBOCADO

Raymundo



A los priistas veracruzanos les va a llevar tiempo adaptarse a la circunstancia inédita de orfandad política en que quedaron luego de perder la gubernatura el año pasado
Sin gran apoyo político ni financiero del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, cuya dirigencia y todo el aparato del gobierno federal están totalmente metidos en la sucesión gubernamental del Estado de México, el terruño del presidente Enrique Peña Nieto; con el acoso del gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares, quien sigue persiguiendo y encarcelando selectivamente a ex funcionarios duartistas; sin candidatos de peso, pues algunos de sus mejores cuadros se negaron a contender en una elección que de antemano dan por perdida ante el descrédito de su partido por los abusos del duartismo, mientras que otros mejor han optado por apoyar a Morena o postularse por la alianza PAN-PRD, el Revolucionario Institucional en Veracruz tendrá que superar también en esta complicada la elección municipal la anticipada disputa interna de sus grupos por las candidaturas que estarán en juego el año entrante, principalmente las del Senado de la República y la de Gobernador.

Ante la ausencia del liderazgo priista que tradicionalmente ejercía el gobernador en turno antes de la alternancia en el poder, y el manifiesto desinterés del CEN en esta elección municipal –lo cual le acaba de reprochar el senador Héctor Yunes Landa al dirigente nacional Enrique Ochoa Reza–, la que en apariencia se está despachando con la cuchara grande es la delegada Lorena Martínez, quien al atizar el juego futurista estaría dividiendo aún más a su debilitado partido.

Y es que precisamente a la fracasada ex candidata del PRI a la gubernatura de Aguascalientes le han atribuido la maniobra para que su amiga Elízabeth Morales fuese promovida a la delegación estatal del ISSSTE –cargo que la ex alcaldesa de Xalapa asumió formalmente este miércoles–, pese a que Renato Alarcón Guevara había gestionado que provisionalmente se quedara como encargado el subdelegado Arturo Góngora, pues el dirigente priista habría planeado retornar a esa dependencia federal después de las elecciones de junio próximo.

Morales García ocupaba desde septiembre de 2015 la delegación de la Profeco que Martínez le asignó cuando aún despachaba como procuradora federal del Consumidor. La relación entre ambas inició cuando coincidieron como alcaldesas de sus respectivas ciudades capitales y, luego, en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión. Ahora se reencontraron en Veracruz. Inclusive la delegada priista está alojada en una casa de Elízabeth en uno de los nuevos fraccionamientos residenciales al sur de Xalapa.

Por los múltiples programas y recursos financieros que ejerce el ISSSTE en la entidad en beneficio de
sus miles de derechohabientes, hay quienes suponen que la ex munícipe xalapeña tendrá mayor proyección política que la que tenía en la modesta delegación de la Profeco, lo que abonaría a sus aspiraciones por la candidatura priista al Senado de la República del año próximo.

Casualmente, el reportero Flavio Morales Cortés, del portal “loseditores.com”, publicó hace cuatro días que “los Delegados del Gobierno Federal en Veracruz acordaron un frente común para pelear posiciones de elección popular de cara al proceso del 2018”, y que el objetivo concreto es lograr que uno de ellos se convierta en el candidato al Senado de la República por el PRI “y ganarle la nominación a los otros grupos al interior de este partido”.

Para ese fin, relató el reportero, “iniciaron en Xalapa y a espaldas de la dirigencia estatal priista reuniones con líderes seccionales y de colonias como la celebrada el pasado jueves 30 de marzo” en un restaurante de esta capital. La reunión fue convocada por Corintia Cruz Oregón –una duartista que fue regidora con Elízabeth y también secretaria general y presidenta interina del CDE del PRI en el duartismo–, a quien presuntamente Lorena Martínez estaría proponiendo para ocupar una de las seis delegaciones federales actualmente acéfalas en la entidad. Según esta versión periodística, Ángel Ochoa Pérez, delegado de la Secretaría de Gobernación, les habría dicho a los asistentes que “el próximo año ustedes tendrán una candidata a Senadora xalapeña”.

¿Por eso es que en algunos municipios, como el del Puerto de Veracruz, boicotearon candidaturas externas muy competitivas que con gran habilidad política había construido otra fuerte aspirante del PRI al Senado?

‘TRUENA’ PANCHO MORA

Por cierto, el desgarriate de los priistas en este proceso electoral es tal que en varios municipios aún no tienen candidatos definidos, y se les está complicando cumplir con el requisito de equidad de género que exige la ley.

Además, las intrigas, chismes y golpes bajos llegaron a cierto extremo que este lunes Francisco Mora Domínguez, quien es un político que siempre se ha caracterizado por su tolerancia, mesura y ecuanimidad, de plano habría renunciado como presidente de la Comisión Estatal para la Postulación de Candidatos.

Por lo que se ve, a los priistas veracruzanos les va a llevar tiempo adaptarse a la circunstancia inédita de orfandad política en que quedaron luego de perder la gubernatura el año pasado. A menos, claro está, que del cielo les caiga un verdadero líder de peso completo.