Alma Grande

Edomex de nadie

Ángel



Ahora puede suceder lo que nunca, que un partido distinto al PRI gane el Estado de México y otro diferente, que tampoco es el PRI, gane la Presidencia de la República en 2018
Las elecciones en el Estado de México contienen una fórmula que no por repetirse a través de la historia puede ser una verdad absoluta, se dice que el partido que gana en las urnas la gubernatura de esa entidad, también gana la Presidencia de la República.

Ahora puede suceder lo que nunca, que un partido distinto al PRI gane el Estado de México y otro diferente, que tampoco es el PRI, gane la Presidencia de la República en 2018.

Lo cierto es que con ese lastre histórico y con la convicción de que la historia se repetirá hasta el infinito, los candidatos a la gubernatura se dan con todo, descalificando al contrincante en lugar de dar conocer sus programas de gobierno, los cuales es probable que todavía no estén elaborados.

Así, para esconder su carencia de ideas, de proyectos, de programa, de transformación, prefieren descalificar al contrincante con simplezas como que una candidata es títere de otro político, o bien que la compra de votos es una actividad diaria, o que si un nombre propio lo es realmente o es un adjetivo.

Desde el inicio oficial de las campañas en el Estado de México, la agresividad de los abanderados convierte a sus contrincantes en enemigos a muerte, haciendo a un lado la propuesta y la confrontación de ideas. Desconociendo las reglas más elementales de la democracia y faltando al respeto al elector al menospreciar su inteligencia.

Lo que extraña es que ahora un ex presidente esté metido en este rejuego absurdo de dimes y diretes que de por sí coloca a la política del país en los niveles más bajos, porque el panista que antes despreció y saboteó la campaña de Josefina Vázquez Mota a la Presidencia de la República, ahora, confesión y penitencia de por medio, quiere ayudarla insultando a Delfina Gómez que va a la cabeza, según las encuestas serias.

Lamentable y vergonzosa labor de un ex presidente de la República metido al pleito de vecindad en el que desde el primer minuto de las campañas se convierte la contienda que culminará en las urnas el 4 de junio.

La tradición política en México debe tener intérpretes dentro de la clase política con mayor criterio. En este sentido los electores han rebasado líderes y partidos y se han quedado con la conciencia de una serie de anécdotas que nada dicen al presente. Porque el sistema de partidos ha dejado a la entidad en la situación en la que está, donde no hay seguridad, ni confianza en los funcionarios públicos. Es el primer lugar nacional en secuestros, y los robos a transporte público suceden cada cinco minutos, en muchos casos en complicidad con las corporaciones policíacas.

El Estado de México es tierra de nadie, donde la realidad impera peor que en Veracruz, que es un estado donde la clase política hizo lo que le vino en gana durante seis años, pero en el estado de México esa impunidad lleva varios decenios.

El Estado de
México fue la entidad con más prevalencia delictiva en el país durante 2015, al registrar una tasa de 45,795 víctimas por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En el Estado de México hay Alerta de Género, pero las desapariciones de mujeres siguen aumentando. Dirigentes de organizaciones civiles como México Suma y Mujeres en Cadena, aseguran que la alerta ya fue rebasada por la violencia.

Entre los municipios más violentos para las mujeres se encuentran: Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec de Morelos, Ixtapaluca, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco Solidaridad.

La gran mayoría de los delitos cometidos en la entidad cuenta con la protección y complicidad de los policías, ministerios públicos y hasta de los jueces. La entidad gobernada por Eruviel Ávila suma otro récord rojo: de enero a junio de 2016, registró la tasa per cápita de robo de vehículo con violencia más alta de todo el país, con 65.86 por ciento. En ese periodo se presentaron al menos 11 mil 274 denuncias por este delito. En 2015, se presentaron 22 mil 960.

En lo económico, se pagan en la entidad los salarios más bajos del país, de ahí que haya un éxodo diario de empleados del estado de México a la ciudad de México por la diferencia en los sueldos. Por ello muchas empresas se instalan en la entidad debido a que los trabajadores también carecen de prestaciones laborales, con la complicidad de las autoridades correspondientes.

El grueso de la Población Económicamente Activa gana de uno a cinco salarios mínimos y la tasa de informalidad se mantiene en el rango de 55 a 60 por ciento desde 2005.

El padrón de electores asciende a 11 millones 367 mil 842 y la lista nominal en 11 millones 367 mil 816 con una cobertura del 99.66 por ciento.

No se necesita mucho conocimiento para advertir que el voto de castigo puede ser el agente de cambio o permanencia en la entidad, por el momento todos los candidatos a la gubernatura dicen estar en primer lugar, Alfredo del Mazo del PRI, Delfina Gómez, de Morena y Josefina Vázquez Mota del PAN. El único que reconoce estar en cuarto lugar es Juan Zepeda, quien asegura que repuntará hasta alcanzar a sus contrincantes.

En el primer momento de iniciadas las campañas una encuesta realizada por internet da las siguientes cifras: Delfina Gómez (Morena) 31.2; Alfredo del Mazo, (PRI), 24.7; Josefina Vázquez Mota, (PAN), 18.4; Juan Zepeda, (PRD), 9.4.

En el Edomex se muestra la decadencia de dos partidos, el PRI y el PRD que podrían perder terreno una vez que avancen las campañas, según los especialistas… Esta columna se publica lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosa