Reflexión

El “Peje” mordió el anzuelo: ¿es el principio de las agresiones?

José



Hace algunos años, aquí en Xalapa, en plena campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas a la Presidencia de la República, se montó una agresión similar en su contra y precisamente en un acto político cuando llegó un grupo de travestis y, con toda perversidad, comenzaron a abrazarlo y besarlo, ofensa que festinaron los medios de comunicación de ese entonces. Miguel Angel Yunes era el secretario de Gobierno de Patricio Chirinos
Si bien la guerra sucia no se ha extinguido, entre más se acercan los días arreciarán los denuestos, por loque hay que poner cara dura o nobleza para no caer en exabruptos, es más, tragar sapos y no hacer gestos. No hay duda que es una provocación la que sufrió el presidente del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, en la gira que realizó por el vecino país del norte de parte de uno de los padres de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en el estado de Guerrero y todo fue un plan con maña para que mordiera el anzuelo, si al fin es “peje “.

Hace algunos años, aquí en Xalapa, en plena campaña presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano a la Presidencia de la República, se montó una agresión similar en su contra y precisamente en un acto político cuando llegó un grupo de travestis y, con toda perversidad, comenzaron a abrazarlo y besarlo, dando una imagen de burla y ofensa que festinaron los medios de comunicación de ese entonces, por cierto, era gobernador del Estado el licenciado potosino Patricio Chirinos Calero; Miguel Angel Yunes, su secretario de Gobierno; Juan Herrera Marín, director de Seguridad Pública, y el director de la Policía Auxiliar y Bancaria, Enrique Pérez, ahora, secretario de Educación Pública. Todos ellos miembros distinguidos, de primera línea, del Partido Revolucionario Institucional. El primero había sido diputado federal por Papantla y luego secretario del gabinete de Carlos Salinas de Gortari; el segundo , secretario de la CNOP y diputado local; el tercero, presidente municipal de Córdoba, y el último, secretario particular de Yunes Linares en la Secretaría de Gobierno.

La repulsa a esa agresión no se dejó esperar, pero todo quedó en eso, porque no hubo consecuencias para sancionar a los que manipularon el espectáculo para exhibir al candidato presidencial del Partido de la Revolución Democrático, de ahí que no sea novedad lo ahora sucedió con López Obrador y que seguirá sucediendo ante la cercanía de la campaña por la renovación de la presidencia de la República y el gobierno tolerante y obsecuente.

Ya en la contienda para sustituir a Vicente Fox en la Presidencia, se dio aquel acontecimiento que, ante su descarada intromisión en la lucha electoral por favorecer a Felipe Calderón, López Obrador lanzó un catilinaria en la que destacó aquello de “cállate
Chachalaca“ y “al diablo con sus instituciones”, expresiones suficientes para emprender una embestida de pronósticos reservados en su contra, manipulación que generó que, yendo en primer nivel, cayera su popularidad porque había ”ofendido la institución presidencial” y agredido ”a las instituciones de República”. En fin, la patria había sido mancillada y una persona así no podía ser presidente de la inmaculada nación mexicana.

Además, no tan sólo eso, sino ante los acontecimientos, se empezó a manejar, de manera criminal, que si llegaba López Obrador se invadirían las tierras de todos, que se quitarían las casas, que los empresarios serían perseguidos, es decir, toda una retahíla de especulaciones amenazadoras, que la inocente ciudadanía llegó a creer, por eso, ahora el país no está en las condiciones de desgracia. Abundancia y bonanza por doquier, tranquilad plena, empleo bien remunerado, delincuencia organizada exterminada, el Ejército en sus cuarteles protegiendo a la patria, el panismo y el priismo terminó con la corrupción y la impunidad, etcétera, todo ello, gracias a que no se dio la alternancia con un soñador y había que sacrificarlo… y lo lograron.

Ahora bien, nunca se había visto al padre de uno de los desaparecidos con una pancarta aquí en México increpando al Presidente de la República por ese crimen de lesa humanidad; sin embargo, sí pudo ir a los Estados Unidos para provocar al líder del partido Morena, todo esto de manera sospechosa y dar pábulo para que apareciera en la televisión diciendo que sólo reclama justicia a alguien que no tiene, por ahora, ninguna posibilidad de brindarla; sin embargo, sí para señalar que López Obrador es intolerante, diabólico y mil adjetivos, por eso, como estas agresiones continuarán hasta las elecciones de 2018, por ello, como el pasto está seco y una chispa puede incendiarlo, se tiene que actuar con cabeza fría, porque los panteones están llenos de cabecitas calientes y el gobierno mexicano debe informar sobre ese bochornoso acontecimiento, pues su obligación es brindar protección y salvaguardar la integridad de todos y más aún de quien fue a defender a México precisamente donde debe hacerse, en las institucionales creadas para ese propósito: la ONU y la OEA.

Diplomado en amparo y derechos humanos*
limacobos@hotmail.com
tiwtter @limacobos1