La Columna

El trillado tema de la deuda que no se va a reestructurar

Fanny



En esa votación legislativa seguramente todos los veracruzanos salimos perdiendo...
Más temprano que tarde vinieron las consecuencias de ese comportamiento.
Tan fácil que es decir buenos días, gracias, con permiso y tomarse una cápsula de amabilidad por las mañanas. El odio nunca va a ser buen consejero. El que odia sufre.

En esa votación legislativa seguramente todos los veracruzanos salimos perdiendo, porque la pobreza es uno de los jinetes que nos amenaza diariamente y nadie escapa, ni los más prominentes empresarios. Todos han visto como han bajado sus ventas, porque el circulante se disminuyó de manera muy considerable, con la reestructuración de la deuda tal vez se hubiera resuelto en parte la economía veracruzana.

Digo tal vez, porque mucho se dijo que al no transparentar la aplicación de esos 46 mil millones de pesos, ese dinero se podría canalizar para financiar las dos campañas que vienen para los jóvenes Yunes Márquez.

La primera sería la de este año a la presidencia municipal de Veracruz y la segunda la de la gubernatura en 2018.

Son tal vez meras especulaciones, pero qué coincidencia que los diputados quedaran empatados en esa votación 25 a 25 votos y se requerían 34, por lo que no se pudo aprobar ese nuevo endeudamiento para Veracruz.

Fueron muchas opiniones las que pude leer en las redes sociales inmediatamente que concluyó esa sesión, algunos a favor, otros en contra y cada quien hacía sus propias conjeturas. Hasta discusiones se presentaron, porque unos aseguraban que los que no votaron a favor eran traidores a Veracruz.

Morena no quiso avalar un chantaje al Congreso

Sin embargo, el líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso Local, Amado Cruz Malpica, sostuvo que su fracción no podía avalar un chantaje al Congreso del estado orquestado por el PAN, el presidente de la Comisión de Hacienda del estado, Sergio Rodríguez Cortés y el Revolucionario Institucional (PRI).

Cruz Malpica señaló que había una “danza de cifras” que no le quedan claras, preguntando por qué el refinanciamiento pasó de 42 mil millones de pesos a 46 mil millones de pesos; además, que en vez de 21 créditos a renegociar fueran 18 y que en vez de que el plazo fuera de 50 años, como lo pidió el mandatario, se estableciera en 30 años.

Fernando Kuri Kuri, del Grupo Mixto “Juntos por Veracruz” dio su opinión en el sentido de que la aprobación de la renegociación significaba un cheque en blanco, que permitiría al gobernador manejar a discreción los recursos que se obtuvieran de la misma.

Esas opiniones se escucharon desde la semana pasada y nadie de los que apoyaban la propuesta del gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, hizo nada para superar ese criterio y obtener los votos necesarios.

Nuevamente le faltaron al mandatario veracruzano buenos operadores, les faltó bajarle a la soberbia, exponer todos sus argumentos que desde hace varios días reclamaban, sobre todo los diputados del partido Morena.

Algunos, sin exagerar, quieren copiar el estilo de Yunes Linares pero no son originales; son torpes y pesados en su comportamiento y así no convencen a nadie.

Esta será una experiencia de la que tendrán que aprender mucho, porque de lo contrario, vamos a seguir viendo esos tropezones y no deben olvidar la gran responsabilidad que tienen. De los 24 meses solo les quedan 21, tanto al gobernador como a los diputados.

Su paso estos dos años también van a formar parte de la historia del estado de Veracruz y que terrible, que solo se les recuerde por sus diferencias ideológicas que están llevando al traste al estado.

Dos diputados que tendrán que rendir cuentas
/> A los dos que le puede ir muy mal es a los diputados que llevan por nombre Sergio y le explico:

Al presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, el panista Sergio Hernández Hernández, fue quien no tuvo capacidad para cabildear y sacar adelante la reestructuración de la deuda, así es que conociendo el temperamento del gobernador Yunes Linares, nadie quisiera estar en sus zapatos.

No es la primera vez que demuestra esa incapacidad para desempeñar ese papel tan importante, tal vez no se da cuenta de ese rol que le toca jugar en la política y desde el momento que concluyó la sesión lo deben de haber llamado para decirle lo que se merece.

Tal vez se la perdonen, pero los resultados no fueron los que esperaban, al menos los panistas que encabeza el propio gobernador.

El otro es Sergio Rodríguez Cortés, quien tiene una orden de aprehensión en su contra que le envió la Fiscalía General del Estado, porque se le acusa de haberse robado una camioneta y desde el año pasado se sigue este penoso caso.

El joven goza de fuero y tendrían que solicitar el desafuero las autoridades correspondientes para que se proceda conforme la ley, sin embargo la “quemada” ya existe, aunque no es la primera vez.

La vez anterior lo exhibieron con algunas copas encima, acompañado de unas damas disfrutando una noche de diversión; alguien se preocupó por tomarle fotos y enviarlas a los medios, exhibiendo al diputado local.

Precisamente a este caballero le toca la responsabilidad de ser el presidente de la Comisión Especial para la Verdad sobre la Deuda de Veracruz de 1998 a 2016 y ahora resulta que lo acusan de haberse robado una camioneta. Vaya.

¿Acaso así van a estar las elecciones del 4 de junio?

Dicen los que saben de estos asuntos, que esa primera derrota en el Congreso local de parte del PAN-PRD, es el anuncio de cómo van a estar las elecciones el 4 de junio próximo.

Si la idea era fortalecer económicamente a los candidatos de esos partidos políticos, pues sencillamente ya no va a ser así, cada quien tendrá que entrarle con su cuerno para atender los gastos que esos eventos reclaman.

Pero el golpe además de sentirse en la economía y en el control de esas elecciones, se siente en la moral, porque los que pertenecen a esas facciones si no lo dicen lo piensan, todo les cambió con esa votación que aunque fue de empate, no sirvió para aprobar la reestructuración de la deuda.

Los partidos de la oposición saben que podrán entrar más confiados a esa contienda, tal vez no estén en las mismas condiciones que los candidatos del PAN y PRD, pero a pesar de eso seguramente se sienten más llenos de coraje para dar la pelea y a lo mejor alguno se lleva el triunfo.

Culpar a los de la oposición de lo que le pueda pasar a Veracruz también es exagerado, porque cuando se sometieron a aprobación las anteriores deudas con los gobiernos de Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, votaron los del PRI, del PAN, PRD y otros, por lo que nadie puede lanzar esa famosa piedra sintiéndose inocente.

Tal vez los operadores políticos de esa época eran más duchos que los actuales o algo pasaba, que con facilidad levantaban el dedo. Lo cierto es que después de esas sesiones que también se prolongaban todos salían contentos para la ciudad (así decía el Jibarito).

Habrá que esperar a que las cosas se compongan, habrá que trabajar más y recordar que muchos países han sufrido desgracias grandes y se han levantado, con el apoyo de buenos gobiernos que los han llevado por la senda de la recuperación y el éxito.