Reflexión

Vejación a indígenas o desvergüenza inaudita de Calderón

José



“Funcionarios mediocres, ineptos y corruptos”
Estela Hernández, indígena ñhöñhó.
En verdad se necesita tener carencia definitiva de todo para que, cuando se cometa una justicia en carne propia, se tenga la desfachatez de reclamar o hacer alarde, con ostentación mediática, cuando se llega a sufrir , y más, como en el caso, sea la persona que desde el poder llevó a este país a un derramamiento de sangre inaudito, me refiero,-por si no lo habían adivinado- a Felipe Calderón Hinojosa, que llegó a la presidencia de la República -2016-2012- en la alianza más ominosa de que se tenga memoria, con la hoy –también presa injustamente- Elba Esther Gordillo, en ese entonces lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Imposible olvidar aquellas llamadas telefónicas, si bien obtenidas ilícitamente, donde la profesora Gordillo daba instrucciones a los gobernadores prIistas de Tamaulipas, Coahuila, entre otros –ahí se tejían y se tejen aún, las componendas magisteriales y manejos fraudulentos más deleznables contra los niños- para que manipularan la votación a favor de Calderón, candidato panista, habida cuenta que Roberto Madrazo, a quien la otrora lideresa le enarbola la feroz campaña aquella que decía “usted la cree a Madrazo, yo no” y que obviamente, fue en detrimento de López Obrador, de quien se dice que no quiso hacer pacto con ella por los negros intereses que representaba, y como se afirma que el “no tranza no avanza”, el panismo volvió al poder, y luego se produce el mismo escenario para Peña Nieto.

La historia es celosa vigilante y al final cobra, o bien la justicia divina llega. Madrazo, desde Carlos, estuvo integrado al grupo de Hank González, y Roberto no era la excepción, por ello Peña Nieto, a quien también Elba Esther le sirvió, le prepara el terreno y a su triunfo pasa la factura de inmediato y por ello, se afirma está en prisión, por delitos que al final, como a las indígenas, le darán una disculpa pública, pero la saña es tal, que pese a ser un derecho humano la prisión para los adultos mayores lleven el juicio en su casa, apenas recientemente se le concede ese beneficio .¡vaya odio, ignominioso!

Calderón se duele que un país digno, como Cuba, que durante tanto tiempo fue bloqueado por el imperio norteamericano -que por cierto ahora quiere poner a México de rodillas- le niegue la entrada, no como un turista más, sino por querer participar en un acto político en contra de los intereses de ese régimen lo que habla
de que ese gobierno sí cuida su estabilidad interior, sin embargo, se olvida que envió a las calles al ejército, que solapó que sus tres procuradores mantuvieran en la cárcel a tres indígenas y prestó trabajo sucio al gobierno de los Estados Unidos, actitud que no le avergüenza cuando debería estar recluido, no sé dónde, pero jamás sacar la cabeza, pero los panistas son así, tienen una doble moral, porque “con el mazo dando y a Dios rezando”.

El caso emblemático e indignante de las tres indígenas de Querétaro: Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, a quienes los procuradores generales de la República de Felipe Calderón,-2006-2009,Eduardo Medina Mora, por cierto hoy ministro de la corte propuesto por Peña Nieto y aprobado por el Senado de la República; 2009-2011, Arturo Chávez Chávez, ahora en el despacho de Diego Fernández de Ceballos; 2011-2012, Marisela Morales, que está exiliada como cónsul de México, en Milán, Italia; son quienes merecieron el calificativo de ”funcionarios mediocres, ineptos y corruptos” en la disculpa pública que ese organismo les hizo a consecuencia de una sentencia de un tribunal mexicano, lo que en buena hora aconteció, antes de que un tribunal internacional nos condenara, como los casos de Radilla Pacheco, Castañeda Gutman, etcétera.

Por eso la expresiones sencillas y que le nació del alma a las oradoras víctimas, cuando dijeron “nos chingamos al Estado”, o bien “la cárcel es para los pendejos”sin embargo, los responsables que son el expresidente Calderón, a quien se le adjudican más de 100 mil muertos y los procuradores no tendrán consecuencias, uno seguirá cometiendo injusticias desde la corte, ganando un sueldo extravagante, otro litigando, viviendo en la opulencia, una más en el anonimato que da un consulado en Milán, Italia, quienes deberán ser juzgados y condenados por su acción u omisión o, al menos, que se les conozca bien, porque las víctimas de este crimen de Estado no olvidarán la infamia que sufrieron, y si volverán a sus miserias, porque son suyas, de nadie más, y la vida seguirá su curso, en tanto en este país no pasa nada, o como expresa Caroline Myss: todas las noches oscuras acaban con una luz que ilumina un nuevo camino, y que ese nuevo camino sea la condena a los culpables, no venganza, solo justicia a secas.

*Diplomado en amparo y derechos humanos
limacobos@hotmail.com