La Columna

El rescate de Veracruz cada vez se ve más lejos

Fanny



El caso de Clementina Guerrero es una marca muy conocida, es el estilo Yunes Linares, porque esa señora no se manda sola y todo lo que hace lo consulta previamente, así es que esa grosería que le hizo a los alcaldes fue prácticamente una orden que recibió
El gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, ha insistido en rescatar a Veracruz desde su campaña política, pero el rescate cada día se ve más lejos, son muchos los temas que en vez de superarlos los vemos como se acentúan cada día más.

La situación económica en que encontró al estado, era y sigue siendo deplorable; dice el titular de la Auditoría Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez, que en la Cuenta Pública 2015, Veracruz presentó irregularidades por 7 mil millones 706.6 millones de pesos de un total de 50 mil 989 millones de recursos federales, por lo que ve complicado que el actual gobierno tenga recursos para reintegrar.

La violencia en todo el estado es preocupante todos los días, los asaltos a los bancos, los secuestros, los robos exprés, la falta de pagos a los alcaldes, la soberbia de la titular de Sefiplan, Clementina Guerrero y los reclamos de los familiares de los desaparecidos que este jueves estalló en recalamos ante Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Gobernación, son algunas de las cosas que están exhibiendo la falta de palabra en los compromisos que asumió durante su campaña política y en su toma de posesión.

Que 50 alcaldes no tengan dinero significa que 50 municipios están viviendo una severa crisis que se extiende por toda la entidad.

Por supuesto que no trae una “varita mágica”, lo que los veracruzanos esperábamos era el ingenio, la capacidad ejecutiva del nuevo gobernador para tomar este estado devastado y transformarlo.

A Yunes Linares nadie lo engañó, él sabía lo que iba a encontrar y no era nuevo, porque ha repetido hasta el cansancio un mal gobierno de 12 años, pero se dijo hombre de retos y solo está hundiendo más al estado de Veracruz.

Cuando hayan transcurrido estos dos años de los que ya lleva dos meses y medio, veremos y escucharemos las lamentaciones, por lo que es importante decir y escribir las cosas que estamos viviendo hoy, porque sirven de retroalimentación al propio gobierno.

Su objetivo son sus hijos, uno para alcalde y otro para gobernador

Para nadie es un secreto que está más preocupado por acomodar las piezas para dejar a sus hijos como alcalde uno, y como sucesor del gobierno estatal otro, pero el deficiente trabajo demostrado hasta ahora, no deja opción al electorado a repetir la misma historia, todos vamos a ser muy cautos a la hora de emitir el voto el 4 de junio próximo.

Miguel Ángel Yunes Linares antes de ser candidato y ya siendo abanderado del PAN-PRD, lanzó ofensas al gobierno saliente sin ningún reparo, sentía que se lucía diciendo el “bobo de palacio”, cuando se refería a Javier Duarte de Ochoa; acusaba al gobernador en turno de haber perdido el juicio. Se volvió un experto en acusar y ofender, sabía que esa era una catarsis para el pueblo veracruzano y así lo aplicó hasta lograr esos resultados en las votaciones del año pasado.

Hoy, las cosas son distintas, le quedan solo 4 meses para las próximas elecciones y un periodo de silencio que tendrá que respetar, en tanto, a Fernando Yunes Márquez (su hijo), lo está acusando el presidente del Comité Directivo Municipal de Veracruz, Raúl Díaz Diez,
de realizar actos anticipados de campaña.

La denuncia en contra de Fernando se presentó en el OPLE

La denuncia, a diferencia de Yunes Linares, que primero la hace mediática y después no puede junto con sus colaboradores integrar debidamente los expedientes, este líder priista presentó la querella en contra del senador panista ante el Órgano Público Local Electoral (OPLE).

El denunciante dijo que se trata de actos constitutivos de delito y clara violación a la Ley Electoral porque a través de videos en las redes sociales ha promocionado su imagen y reforzado sus intenciones de contender por la alcaldía.

Ya se sabía, pero hacía falta que algún representante de partido político hiciera lo
propio.

Ha sido muy obvio el trabajo que realiza una brigada que recorre las calles de las colonias de la ciudad de Veracruz, haciendo reuniones donde salen a relucir distintas necesidades y ahí mismo resuelven la entrega de sillas de ruedas, tanques de agua y otros apoyos que, después de registrarlos, mandan a traerlos, y en unas cuantas horas entregan esos materiales.

Por supuesto que en cada uno de esos actos toman fotografías de las credenciales de elector y van acumulando adeptos.

Pero además, no pueden evitar la idea de promocionarse, les gana el ego y salen en los medios de comunicación, en las redes sociales y las fotos del senador panista se pueden apreciar en distintos puntos de la ciudad de Veracruz. Una foto muy manejada fue esa, donde está junto a las letras grandes que dicen “Veracruz” en el malecón del paseo.

Otra de "Tula" Guerrero, dejó plantados a los alcaldes y no les pagó

El caso de Clementina Guerrero es una marca muy conocida, es el estilo Yunes Linares, porque esa señora no se manda sola y todo lo que hace lo consulta previamente, así es que esa grosería que le hizo a los alcaldes fue prácticamente una orden que recibió.

"Tantear el agua a los camotes" se llama en el argot popular, y la respuesta de los alcaldes puede venir a descomponer más aún el escenario que ya se vive en la entidad.

"Tula" Guerrero es la secretaria de Finanzas y Planeación y citó a 50 alcaldes para hacer la entrega de los recursos que les corresponden, algo así como 4 mil millones de pesos que debió entregar desde el 5 de febrero pero no los ha entregado y lejos de dar una explicación, sencillamente les dijo que no se podría presentar con ellos.

El alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, explicó que no solo se trata de los adeudos de 2016, sino que hay munícipes que no han recibido las participaciones federales correspondientes a los primeros meses de este año.

Así es que el reclamo es para que se pague en tiempo y forma, como ha sido el compromiso por parte del gobierno del estado, pero lamentablemente hay retrasos y eso es algo que no se puede repetir.

Algunos municipios dependen hasta en un 80 por ciento de estas participaciones y esos recursos los utilizan para pagar la nómina y no es posible que se sigan presentando esas situaciones, es decir, no se ha podido ver el cambio que tanto se anunció.